Claudio Gabis y el blues que nació en Avellaneda

Tocar “Avellaneda blues” en el Puente Pueyrredón puede ser una utopía legítima para quien compuso ese himno, el que está a punto de cumplir 45 años. ¿Lo habrá logrado?

El músico y su recorrida por los trenes en busca de su musa inspiradora.
El músico y su recorrida por los trenes en busca de su musa inspiradora.

 

A eso lo planteó Claudio Gabis, uno de sus creadores, cuando lo invitaron a la celebración del aniversario de ese Municipio, donde él mismo iba a ser homenajeado como compositor de ese tema. Y casi se le cumple, ya que lo hizo a cuatro cuadras de ahí, sobre la avenida Mitre.

Gabis, vive en Madrid desde hace 24 años y regresó para ese homenaje. Aquí volvió a recorrer las calles y las vías que lo inspiraron. ¿Por qué Avellaneda? “Yo era y soy un fanático de los trenes. Y lugares tan ferroviarios como Avellaneda me inspiraban. Una noche, a finales del verano de 1968, le dije a mi amigo, el baterista Luis Gambolini, ‘¿me acompañás a hacer una excursión ferroviaria a Avellaneda?’. Me dijo que estaba loco, eran las once de la noche, pero al final fuimos igual. Empezamos por Piñeiro, bajamos del colectivo en Rivadavia y las vías, y de allí caminamos por el terraplén hasta el puente de Crucecita…”

Cuenta Gabis que su amigo se volvió antes y él, ya de madrugada, en su casa de Caballito, apenas llegó, abrazó la guitarra y sacó los primeros acordes. “En una hoja de cuaderno hice el primer bosquejo de la letra, que después terminó de dibujar Javier, con esas frases como ‘su lágrima de carga se inclina sobre el dock’.”

El concierto de Avellaneda, que casi naufraga como consecuencia del temporal del 2 de abril (al intendente Jorge Ferraresi le parecía desatinada una celebración en medio de la tragedia), se convirtió en un acto solidario, por iniciativa del propio Gabis y de León Greco. Y terminó siendo además un recital histórico, el músico emigrado logró reunir a tres pilares de los grupos emblemáticos de los ‘60: Rodolfo García bateristade Almendra, Ciro Fogliatta tecladista de Los Gatos y Alejandro Medina bajista que compartió con él el trío Manal, padres del rock argentino.

Y después de ese concierto, el violero volvió a recorrer aquellas calles con asfalto, las vías muertas y galpones abandonados, las grúas sobre el dock. Frente al mismo Riachuelo, en el bar The Marine, vuelve a recrear la historia del blues. Todo para que quede registrado en un video, para que todo el mundo la conozca, mientras suena de fondo la voz de León. “Amanece. La avenida desierta pronto se agitará”.

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir