EEUU dio otro paso hacia el fin del bloqueo y levantó más restricciones a Cuba

El gobierno de EEUU dispuso nuevas medidas para relajar las restricciones que afectan a las exportaciones y viajes a Cuba, otro paso en el nuevo estado de las relaciones bilaterales, recuperadas desde diciembre del 2014.


Washington decidió que se "eliminarán restricciones" a ciertas condiciones de pago y financiación de las exportaciones autorizadas a Cuba,
Washington decidió que se “eliminarán restricciones” a ciertas condiciones de pago y financiación de las exportaciones autorizadas a Cuba.

Estados Unidos anunció hoy nuevas modificaciones en su régimen de sanciones contra Cuba, entre ellas el levantamiento del pago a las exportaciones y de las restricciones de financiación y facilidades para los viajes aéreos a la isla, en lo que parece uno de los últimos gestos de Washington hasta el cese definitivo del bloqueo, decisión que le corresponde al Congreso.

En un comunicado conjunto, los departamentos del Tesoro y de Comercio anunciaron nuevas enmiendas al régimen de sanciones asociado al embargo que pesa sobre la isla, en otro paso del camino hacia la normalización de las relaciones bilaterales iniciado en diciembre del 2014.

También se incluyen modificaciones a regulaciones establecidas en la prestación de seguridad y servicios de transporte aéreo, espacios bloqueados y acuerdos de arrendamientos temporales.

Washington decidió que se “eliminarán restricciones” a ciertas condiciones de pago y financiación de las exportaciones autorizadas a Cuba, y que se “facilitarán aún más” los viajes a Cuba dentro de las categorías autorizadas.

“Se levantarán las restricciones a las condiciones de pago y financiación de la exportaciones autorizadas y re-exportaciones a Cuba de bienes, además de bienes agrícolas o materias primas”, explica el texto.

También desde mañana se autorizarán transacciones a profesionales de medios o producciones artísticas en Cuba, según precisaron los Departamentos del Tesoro y de Comercio, que detallaron además que se extenderá la lista de proyectos humanitarios, para incluir las actividades de preparación y respuesta en casos de desastre.

Las nuevas medidas permitirán a las empresas norteamericanas vender productos a entidades gubernamentales de La Habana si esas operaciones “ofrecen bienes y servicios a los ciudadanos cubanos”, a diferencia de lo que pasaba hasta ahora que podían vender productos sólo a empresarios cubanos y no directamente a funcionarios o entes ligados al gobierno.

En cuanto a los viajes, se permitirán espacios reservados, el código compartido y los acuerdos de alquiler con aerolíneas cubanas.

El secretario del Tesoro, Jack Lew, subrayó en el comunicado conjunto que estas acciones, junto a las que se fueron tomando durante el último año, “envían un claro mensaje al mundo: que Estados Unidos se ha comprometido a potenciar y permitir avances económicos para el pueblo cubano”.

“Continuaremos tomando las medidas necesarias para ayudar al pueblo cubano a alcanzar la libertad política y económica que merece”, remarcó Lew.

En diciembre pasado, en coincidencia con el primer aniversario del inicio del acercamiento bilateral, los dos países anunciaron un acuerdo para restablecer los vuelos regulares directos.

Igualmente, todo indica que pasarán varios meses hasta que las aerolíneas estadounidenses puedan empezar a vender pasajes a Cuba y tampoco va a ser inmediato el restablecimiento del servicio postal directo, acordado también en diciembre. Este servicio comenzará a través de un plan piloto de transporte de correo y paquetería.

Entre los temas más complicados aún por resolver para la normalización aparece un pedido cruzado de compensaciones: Washington pretende un resarcimiento por las empresas de capitales estadounidenses estatizadas después de la Revolución en la isla, y La Habana pretende una medida similar por los años en que sufrió el bloqueo.

En cuanto al embargo, aunque el presidente Barack Obama tomó medidas ejecutivas para flexibilizar los viajes y algunas transacciones comerciales, el levantamiento completo depende del Congreso, controlado por los republicanos, que se oponen mayoritariamente a su eliminación.

Durante su último discurso sobre el Estado de la Unión, pronunciado el pasado 12 de enero, Obama instó otra vez al Congreso a reconocer que “la Guerra Fría ha terminado” con el cese del bloqueo.

Los dos países reabrieron sus respectivas embajadas el pasado verano, con presencia de funcionarios de la primera línea de cada Ejecutivo.

El Gobierno de Estados Unidos espera ahora más acciones de parte del régimen cubano para programar una posible visita de Obama a la isla este año.

Desde el 8 de julio de 1963 -hace 53 años-, el Departamento del Tesoro norteamericano emitió el Reglamento de Control de Activos Cubanos, para permitir la ejecución del bloqueo económico, comercial y financiero contra La Habana, que hasta hoy provocó pérdidas que el gobierno de la isla ubica en 121 mil millones de dólares a su economía.

La administración de Raúl Castro dijo en reiteradas ocasiones que solo considerará normalizadas las relaciones cuando se levante el bloqueo, EEUU devuelva la base de Guantánamo y pague resarcimientos por los años de bloque y el fin de las transmisiones radiales y televisivas desde Miami hacia territorio cubano.

Las demandas de Washington, en tanto, pasan por mayores libertades a la expresión y la liberación de los que considera presos políticos.

Fuente: Télam

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir