Crearon una silla de ruedas para usar en piletas, playas y parques acuáticos

“PneuChair” es un instrumento de movilidad sumergible e impermeable. Fue estrenado en un parque temático de San Antonio, Texas, que se define como “ultra accesible” porque acerca sus atracciones a las personas con discapacidades. Cómo funciona esta silla de ruedas acuática.

“Me di cuenta de que sería ideal su uso en piscinas, playas y parques acuáticos”. Rory Cooper, director del Laboratorios de Investigación de la Ingeniería Humana de la Universidad de Pittsburgh, había encontrado una manera de expandir las fronteras de las personas con discapacidad motriz. Las sillas de ruedas electrónicas son prácticas y eficientes, pero carecen de una condición: impermeabilidad. “Las sillas de ruedas no funcionan en condiciones de humedad, por sus baterías y su electrónica”, razonó Cooper y empezó a trabajar.

Después de tres años de diseño y desarrollo, nació PneuChair, una silla de ruedas preparada para funcionar bajo el agua. Aún con solicitud de patente pendiente, se motoriza alimentado por la acción del aire comprimido. Su fuente de energía es el aire a alta presión, en reemplazo de una ingeniería electrónica pesada y permeable. Su tiempo de recarga es de diez minutos, otro aspecto destacable en comparación a dispositivos de movilidad eléctrica que demandan una carga de hasta ocho horas.

Diez unidades ya fueron puestas a disposición del Morgan’s Wonderland en San Antonio, Texas, un parque temático que abrió sus puertas en la primavera estadounidense. Éste pretende ser el primer parque acuático ultra accesible en el mundo, cuyo objetivo es acercar las atracciones a la comunidad de personas con discapacidad. Los organizadores esperan que la silla de ruedas a prueba de agua corporice la meta de alcanzar un entretenimiento inclusivo para la sociedad entera.

Los funcionarios del parque entraron en contacto con Cooper, doctor en ingeniería eléctrica e informática, para que creara un instrumento de movilidad que no se vea afectada por el agua. Gordon Hartman es quien preside la fundación que lleva su nombre y que opera el parque mediante la organización no gubernamental Sports Outdoor And Recreation -SOAR: “deportes al aire libre y recreación”-. SOAR se unió con la universidad donde trabaja Cooper para producir en masa la silla de ruedas impermeable. Estiman que la producción comience antes de que finalice el año.

PneuChair pesa poco más de 36 kilos, un tercio del peso de una silla de ruedas eléctrica convencional, es capaz de viajar a ocho kilómetros por hora y subir un camino empinado diez grados. Su nombre está inspirado en el concepto de energía neumática (“pneumatic power” en idioma inglés). Rory Cooper describe el potencial de la silla de ruedas como “transformadora”. “Creo que va a cambiar el mundo para mucha gente”, expresó, entusiasmado.

Fuente: Infobae

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir