POCITO: ¡Ahora esperan que llueva! para verlo desde la casa nueva

Entre la emoción y la nostalgia por dejar el rancho se fueron los vecinos del asentamiento Progreso al flamante barrio del IPV en Pocito. Fueron años de espera, penuria, pero también de vida familiar. Ahora se entusiasmaron con el pronóstico bajo un techo seguro, contentos.


Marcela es una de las vecinas que hoy dejó el caserío de adobe sobre la extensión de calle Putaendo para ir a una vivienda digna, en el marco de una nueva erradicación de villa. Estaba muy ansiosa y feliz en la puerta del rancho en el que vivió los últimos 10 años.

«Hasta se nos han caído paredes de la cocina y del baño con el viento zonda, con las inundaciones el agua se metió hasta la altura de los colchones, nos quedaron las paredes electrificadas porque estábamos enganchados. Ahora creo que está pronosticada lluvia, la pasaremos contentos desde adentro», contó a DIARIO MÓVIL.

Joana es otra de las beneficiadas con el operativo habitacional. «Hace 7 años y 9 meses que estoy esperando la casa», contó con todo el detalle del que lucha en la espera. «Mis tres hijos nacieron acá y se criaron acá», contó con un poco de nostalgia. Sin embargo también hay mucho entusiasmo. «Ellos son los más emocionados y han hecho todos los planes», detalló.

«Nos avisaron ayer al mediodía de la erradicación y estuvimos todo el día emocionados,  armando los bolsos. No hemos dormido casi nada. Al llegar a la casa primero vamos a limpiar, acomodar las cosas y ver cómo hacemos al día siguiente», contó emocionada Joana mientras las topadoras del IPV se preparaban para la demolición de su casita.

«A los que esperan, que tengan fe que todo llega», dijo la mujer.

¿Qué opinas de esta nota?