Bodegueros: «Somos víctimas de una interna del gremio»

Después de 3 reuniones para negociar el aumento del salario mínimo, obreros viñateros y bodegueros no logran un acuerdo. Los empleados piden un aumento del 38%, mientras los empresarios ofrecen un 17%.

Aún no hay acuerdo con FOEVA y los bodegueros se quejan.

“No se llegó a un acuerdo porque FOEVA se mantiene en petición de un 38% de aumento. Es una cifra inviable para la industria y no hay ningún tipo de negociación”. De esta manera lo afirmó Horacio Ripalta, presidente de la Cámara de Bodegueros y demostró pesimismo con respecto a la falta de resolución. Del mismo modo, aseguró que ellos ofrecen el 17% con perspectivas de mejora.

En otros términos, un poco más duros, el bodeguero confesó tener miedo a una conciliación obligatoria y consideró a la cámara “víctima” de problemas entre los gremios. “Somos víctimas de una interna del gremio y estamos un poco fogoneados. Está bastante cerrado el gremio”, aclaró Ripalta.

Con respecto al reclamo de aumento salarial, el empresario indicó que “la política de las empresas y cámaras siempre fue cubrir las necesidades de lo que absorba la inflación para mantener el poder adquisitivo, y de ahí ver si se puede agregar para aumentar realmente los sueldos”. Sin embargo, tildó al pedido de los obreros del 38% de aumento como “una barbaridad”. “Ellos arbitran cualquier valor que no es ni coincidente entre ellos. Es una discusión”, sostuvo el mencionado con respecto a las referencias en cifras inflacionarias.

El argumento de Ripalta para la negativa al aumento reclamado fue que “hay que sostener el sistema, que haya más obreros”. San Juan en algún momento superó las 1000 bodegas, ahora está en 260. Es una discusión seria”.  Y finalmente señaló que “la idea es negociar”. “Tendría que ser algo razonable. Cuando te bajan la cortina de golpe y no se habla más del tema es difícil el diálogo”, concluyó el bodeguero refiriéndose a la postura del gremio. “La idea es negociar, pero para eso primero se debería recibir un mandato de los asociados y tratarlo con las otras entidades. Tendría que ser algo razonable y ver cómo lo llevamos a cabo. Cuando te bajan la cortina de golpe y no se habla más del tema, es difícil el diálogo”.

¿Qué opinas de esta nota?