‘Somos más británicos que los británicos’, dicen los malvinenses

Infobae dialogó con los isleños que votan en el referéndum que ratificará su vínculo con el Reino Unido. «Lo único que pertenece a los argentinos son las minas de la guerra».

Los habitantes isleños quieren seguir siendo británicos.

Fuente: Infobae

Para que no quede ninguna duda del resultado que tendrá el cuestionado referéndum, la capital de Malvinas, Puerto Argentino (Port Stanley para los isleños) amaneció cubierto con banderas, gorros, polleras, trajes, remeras, bufandas y hasta cochecitos de bebé que llevan los colores de Gran Bretaña.

«Somos más británicos que los británicos. Amamos a la reina, amamos al Reino Unido y queremos seguir así», señaló Barry Wilson (67 años) a Infobae, mientras se acomodaba en la cabeza un gran gorro con la distintiva Union Jack.

A las 10 de la mañana (hora local y argentina) abrió el único centro de votación de la capital, ubicado en el edificio de la Asamblea Legislativa. Unas 15 personas esperaban ya para entrar. Entre ellos, el operario petrolero John Morrison (41), quien explicó: «Argentina quiere aislarnos del mundo, por eso es que vinimos a votar, para que se escuche nuestra voz».

Aunque amables, la gran mayoría de los isleños mantiene una prudente distancia con los medios argentinos. Algunos, incluso, prefieren no contestar las preguntas. “No lo tomes a mal, pero después en tu país nos tergiversan”, se justificó una señora ante la consulta de este medio.

Esta semana, Graham Bound, editor fundador del único periódico local, el Penguin News, advirtió en su columna semanal: «Sería un increíble gol en contra que los isleños demostremos nuestro descontento con el gobierno argentino, Cristina Kirchner o Héctor Timerman destruyendo o insultando sus efigies, figuras y banderas».

El consejo parece que no fue escuchado por todos. Si bien escasas, algunas leyendas contra Argentina pudieron verse en las filas para votar. «Las Islas Falkland (Malvinas) son y seguirán siendo británicas. Lo único que pertenece a los argentinos son las minas», señala la remera de Teddy Summers (58), en referencia a los explosivos de la guerra que aún están enterrados en las afueras de la ciudad.

Por su parte, Vivian Vienas, dueño de un negocio de regalos y souvenirs, luce orgullosa su remera ante las cámaras. Sobre un fondo blanco, pueden verse todos los países de América y las Islas Malvinas marcadas con la bandera británica. En el lugar que correspondería a la Argentina, hay sólo un espacio vacío. «No existen en el mapa porque tu gobierno dice que no existimos», explicó a  Infobae.

En la cola de los que esperan para ingresar al cuarto oscuro se destaca Dahiana Burucua. Sus 22 años, los pantalones carmesí y el pelo platinado resaltan a las 10:30 de la mañana en una fila de personas que no bajan de los 40 años.

«Soy uruguaya y vine a vivir acá hace diez años. Aunque el conflicto quizás no me toca tanto, quise venir a votar porque me molestaron los comentarios del gobierno argentino», reconoció.

El cuestionado referéndum se desarrolla hasta el momento con normalidad. Esta tarde, a las 6, se dará por concluida la jornada y mañana, después de otro día de votación, se hará el recuento final. Pasadas las 9 de la noche se revelará un resultado que ya todos en las islas conocen: su deseo de ser el territorio de ultramar de un país que está a catorce mil kilómetros de distancia.

¿Qué opinas de esta nota?