Literatura: Alfia Arredondo presenta “La lógica del Jazmín”

La escritora Alfia Arredondo, ahora residente en San Juan, presenta su segundo libro titulado “La lógica del jazmín”. La exhibición es este viernes 12 de abril a las 19:30 hs. en el Museo de la Memoria Urbana con entrada es libre y gratuita. Por la ocasión, el escritor y periodista Nahuel Aciar le realizó una entrevista a su autora para ahondar en algunos aspectos de su libro.

 

La escritora presenta el libro "La lógica del jazmín"
La escritora presenta el libro «La lógica del jazmín»

-Hablando de lógicas, ¿hay alguna lógica en la recopilación de los poemas que están en este libro? ¿Alguna línea temática, o motivos que los hayan reunido?

«En este libro creo que me he permitido, a diferencia del anterior, entregarme al azar. Los poemas abarcan una época determinada, del 2007 al 2011, sería la única «lógica» que yo busqué; el resto es puro fluir. No hay una línea temática que los una, tampoco los textos aparecen en orden cronológico, están desordenados; simplemente no me preocupé por una coherencia global… por así decirlo.
Lo único que quise fue tratar de dar lo mejor en cada poema. Que cada texto pudiera expresar lo que yo realmente quería decir. A veces uno necesita decir algo y las palabras te traicionan, porque no alcanzan, no llegan, no llenan, no son exactamente eso que uno tiene adentro. Tal vez siempre será un intento fallido el del escritor, tratar de abarcar con el lenguaje lo ‘inabarcable'».

 

-En varios poemas de esta obra hablás del mar o hacés referencia a él, como así también hay muchas referencias a sentirse desarraigada, ajena de donde estás. ¿Esto tiene algo que ver, como dice la pequeña biografía que está en el libro, con tu nacimiento en Buenos Aires, tu vivencia en varios lugares de la Patagonia y tu «desembarco» en San Juan?

«Es cierto que me siento desarraigada, pero no de un lugar específico, es como estar desarraigada de un estado interior. Nací en Buenos Aires y no me siento «porteña». Como a los dos años de edad vinimos con mi mamá a San Juan, escapando de la Dictadura. Después me esperó el sur, varios lugares. Ahí comenzó mi relación con el mar, no como algo decorativo o anexo, el mar ha formado parte de mi vida cotidiana, de mi interioridad. Al venir a San Juan perdí eso, siento que acá no tengo «un lugar» donde pueda encontrarme contenida y expandida a la vez. La montaña me seduce mucho pero debo salir a los alrededores para estar en ella. He vivido en ciudades al lado del mar, eso es parte de mí, va conmigo. 
En San Juan tengo cosas importantes como la familia, los amigos, el amor, la literatura… igual extraño el mar, ese es mi mayor desarraigo».

 

En algunos de los textos se nombran a personajes de la literatura griega, por ejemplo a Penélope, Agamenón, Casandra. ¿Responde a algo en particular estas referencias?

«Me gusta mucho la mitología griega y la literatura. Y hay personajes con los que me identifico en algún aspecto, creo que estos son arquetipos que circulan en nuestra sociedad y en nuestra psiquis; por supuesto que esta teoría no fue inventada por mí, parte de la psicología, de Jung entre otros.
Casandra, por ejemplo, es para mí como el poeta, es la que ve más allá y puede predecir sucesos, puede ver donde casi nadie ve pero su voz es descalificada por los que la rodean, no le creen y tampoco la escuchan; Casandra sufre adentro de cada poeta».

 

Uno de tus poemas está dedicado al pintor Modigliani, ¿qué es lo que te movilizó para dedicarle ese poema?

«Hace varios años una persona me dijo que me parecía a las mujeres de Modigliani, yo no tenía idea quién era, así que me puse a averiguar. Leí cosas sobre su biografía, me gustó su obra y me conmovió su vida.

Pasó el tiempo y un día por casualidad, mirando TV, estaban dando una película de la historia de él; me movilizó mucho y ahí surgió el poema. Traté de poner en palabras su compromiso con el arte, su espíritu vanguardista y jugado, su temperamento pasional-visceral, sus tragedias, su profundo amor, su sinceridad con la pintura.

Admiro a las personas que se animan a «vivir a su manera», pagando el precio que hay que pagar por eso, que no están en poses banales ni acomodándose a las conveniencias sociales. Por eso admiro a Modigliani».

 

Dos poemas incluidos en el libro

Hubo otra Penélope
y otra odisea por donde
le tocó naufragar.
Nadie la vio
ahogarse de esperas,
tejer una manta desteñida
con manos como piedras
y espalda curvada de llanto.
Nadie la vio
acorralada de noches,
entre el vacío
rasgada de celos
odiar a Ulises
por ese amor
que le extirpaba la vida
hasta quebrarle la luz.
Hubo otra Penélope,
renegó de los Dioses
y el destiempo,
lloró algún castigo incomprendido
y la distancia
la distancia
de la que nunca se vuelve.
Penélope no esperó
y Ulises encontró
un barco hundido
en su lengua
mientras la besaba.

 

La Lógica del Jazmín

Han nacido dos jazmines
casi en Mayo,
yo no sé por qué nacen los jazmines
yo no sé por qué el calor o el frío
o esta soledad
como un camino en medio de la pampa.
Una vez
llegó un poema con olor a jazmín,
otra
esa flor del cuenco de tus manos,
aquel nido de pétalos
en medio de mi pecho se consumió
por la sangre que bullía.
Me di cuenta
que los jazmines son frágiles
y el amor era demasiado.
Hoy los recuerdos se abisman
pero han nacido dos jazmines
casi en mayo,
yo no sé por qué nacen los jazmines.

¿Qué opinas de esta nota?