Fuga de Olivera y De Marchi: Repercusiones, miedos y bronca

En el día de ayer ocurrió un hecho insólito. Los represores condenados hace menos de 1 mes en la provincia, Jorge Olivera y Gustavo De Marchi, se fugaron durante un viaje al Hospital Militar de Marcos Paz, en Buenos Aires.

Por Justicia.
Justicia. Por ellos es que se deben redoblar los esfuerzos por encontrar a los represores fugados.

 

Olivera y De Marchi fueron condenados a reclusión perpetua y 25 años, respectivamente. En estos días solicitaron al Tribunal Oral permiso para ser atendidos por el hospital militar (ambos tienen la obra social militar) debido a un problema de salud “que no podía ser atendido en San Juan”. Y a raíz de eso, un Juez, aún no se sabe quién, otorgó la orden. Quizás fue de ida, durante o de vuelta, pero lo cierto es que los dos reos se escaparon sin más y ahora la causa está en manos de la Jueza de Marcos Paz.

La conmoción generada en el país es muy grande, sobre todo en San Juan, ya que además de la impotencia que genera la impunidad, y pensar que seguramente más de uno colaboró con esta evasión, las víctimas y testigos querellantes de los Juicios de Lesa Humanidad temen por su seguridad personal.  Ante esto, Margarita Camus, jueza de Ejecución Penal y Procesal de la Provincia, indicó que asistirán a una reunión urgente con el Tribunal Oral para obtener datos de quién y por qué brindó la autorización de viaje a los condenados.

Además, se ordenó inmediatamente el pedido de captura nacional y se notificó a Migraciones para evitar que los represores se vayan del país. El Ministerio de Justicia de la Nación dio a conocer que se pasó a disponibilidad a los agentes encargados del traslado de los condenados. Y también se investigará al Juez que autorizó el traslado desde San Juan.

Ante esta situación, el director del Servicio Penitenciario Provincial, doctor Leonardo Barac, se mostró sorprendido y aseguró que la única actitud rara que notaron en De Marchi y Olivera fue “una forma de actuar y pensar muy tranquilas”. “Como internos nunca causaron ningún tipo de problema y eran acatadores de las normas y reglamentos que hay dentro del Penal. Estaban alojados en un pabellón que nosotros internamente llamamos ‘24.660’, en alusión a la Ley de Ejecución Penal. Estaban separados del resto de la población carcelaria”. Así lo aseguró Barac, quien también advirtió que días anteriores el Penal tomó contacto con una comisión del Servicio Penitenciario Federal de la Nación. Fue cuando celebraron el Día del Servicio Penitenciario, día en el que arribó una comisión terrestre y le dieron alojamiento. “Al otro día partieron con los internos, por lo menos tres personas venían”, expresó Barac.

En concordancia con la opinión de la jueza Camus y con lo que supone la mayoría, el Director del Penal aseguró que “estas fugas de película no existen”, por lo que “tiene que haber la connivencia de alguien para que puedan fugarse de un penal o de la custodia”.

Por su parte, Hugo Salazar, secretario de Derechos Humanos de la Provincia, evidenció su preocupación y aseguró también que “hubo apoyo logístico tanto de adentro como de afuera”. “El apoyo significa que los sacaron y ellos sabían hacia donde iban. No se fugaron espontáneamente, esto está planificado”. Así lo manifestó Salazar, y agregó que “son dos personas que entienden de estos temas y fundamentalmente Olivera, que es una persona que estuvo a cargo de Inteligencia”.

Con respecto al destino de los reos múltiplemente infractores, Salazar indicó que al tener un gran apoyo logístico lo más probable es que “intenten sacarlos del país”. “Tenemos que ser conscientes y por eso es la preocupación”, dijo.

De la misma manera, el Secretario de Derechos Humanos dudó de la existencia intacta del Servicio de Inteligencia en la actualidad, pero aseguró que “todavía quedan bolsones”, ya que se notó el apoyo durante todo el juicio. “Yo directamente creo que hay gente todavía de aquella época que está en actividad. Hoy, que llevamos más de 30 años de un Estado democrático y en el cual han sido juzgados como corresponde, que ocurran estas cosas es porque hay complicidad”, aseguró con firmeza Salazar, y concluyó: “Yo pensé que con la sentencia se cerraba un capítulo, así que no sólo estoy sorprendido, sino incómodo por el motivo del apoyo».

Por último, el precandidato suplente a Diputado nacional por el Frente Para la Victoria, Eduardo Camus, opinó al respecto y manifestó que  “hoy es un día de mucha tristeza y reflexión”. “Debemos como Estado hacer lo posible para que estos dos violadores vuelvan a la cárcel y no salgan más. Es donde tienen que estar,  porque la sociedad y la Justicia los condenó”, afirmó Camus.

De la misma manera, el joven aseguró que “nos tenemos que hacer responsables como ciudadanos. Hay que replantearse muchas cosas”. Además, Camus agregó que “los que participamos desde temprana edad, venimos a continuar todo lo que se hizo bien al respecto, pero a renovar lo que falta y en lo que estamos equivocados”.

¿Qué opinas de esta nota?