Defensor de Agapito Gil: «No hay delito»

Una de las últimas novedades con respecto al caso de los exfuncionarios de Ullum, Gil y Ortiz, acusados de fraude contra recursos públicos, fue que la defensa había renunciado. Luego de este mal rato para los acusados, el doctor Adrián Riveros tomó la defensa de Jorge Agapito Gil y hoy expresó en medios locales “que no existe delito”. ¿Qué pasará con la causa?

En juicio. Esta semana podría haber sentencia contra el actual Diputado.
En juicio. Esta semana podría haber sentencia contra el actual Diputado.

 

“El día viernes se les dio la palabra a los imputados para que expresaran lo que querían decir y posteriormente se conocerá la decisión del Juez. Esencialmente, lo que Fiscalía imputaba era que no se habían realizado las obras, que había una defraudación al Municipio de Ullum en virtud de no realizarse las obras”. De esta manera explicó el abogado defensor de Gil la causa de la imputación y como contrapunto indicó que “nosotros acreditamos en el proceso con esa prueba que se arrimó, ya sean las fotos y también testimoniales, que esas obras se realizaron”.

Según Riveros, se realizaron obras de alumbrado público que en esos momentos estaban a cargo de la Municipalidad de Ullum y después la tomó a su cargo Energía San Juan. “Recordemos que en el año 1997 también se arreglaron las cámaras sépticas, las piletas de agua potable que estaba a cargo de ellos y después pasó a Obras Sanitarias, y también otras obras de relleno de calles”, aseguró el abogado. De esta manera, justificó la realización efectiva de las obras, que aunque las habría llevado a cabo el Municipio, hoy figuran bajo la ejecución de OSSE y Energía San Juan.

Con respecto a las pruebas presentadas por la defensa, el abogado señaló que “en algunos casos presentamos prueba documental y en otros pruebas testimoniales, en virtud que son del año 1997 y es difícil acreditarlas”. Además, expresó que las obras eran de “carácter urgente”. “Incluso los propios denunciantes, cuando fueron consultados por si esas obras eran de carácter urgente, reconocieron que esas obras se hacían en forma mensual y que obviamente esa facturación respondía a estas”, aseguró.

Del mismo modo, Riveros destacó que “no hay delito”, ya que no están tipificados los elementos que exige el Código Penal para esta figura. Por un lado, no baría elemento objetivo, que es el hecho material de no realizar la obra. Y por otro lado, no existiría el elemento subjetivo, el dolo, para que se dé la defraudación.

“Han pasado muchos años y la realidad es que ellos quieren terminar con el proceso. Jorge quiere que se declare su inocencia porque, como se acreditó con las pruebas aportadas, no tiene responsabilidad y en su conducta no hay un hecho delictivo”, concluyó el defensor de Agapito Gil.

En la causa pasado mañana tendrán lugar los alegatos de la defensa y el viernes podría haber sentencia.

¿Qué opinas de esta nota?