El Gobierno quitó impuestos a los cigarrillos ¿Qué intención persiguen?

Hace menos de una semana, en pleno auge inflacionario, subió el precio de los cigarrillos como estaba previsto que sería cada aproximadamente 3 meses. Pese a esto, la novedad de hoy (no tan difundida como otras) es que el Gobierno redujo impuestos a los fabricantes de cigarrillos. ¿Otra contradicción de nuestros funcionarios o una buena estrategia especulativa para frenar la inflación?

Del 21 al 7%. Cristina disminuyó impuestos a tabaqueras a través de un decreto.
Del 21 al 7%. Cristina disminuyó impuestos a tabaqueras a través de un decreto.

 

Esta mañana se conoció por medios nacionales que a través de un decreto, el Gobierno Nacional redujo “el impuesto adicional de emergencia sobre el precio final de venta de cigarrillos”, que pasó de un 21% a un 7%.

El lunes pasado (hace 2 días) Massalin Particulares, que distribuye Marlboro y Philip Morris, remarcaba sus precios en un 9%.

Los precios actuales de las marcas más vendidas de cigarrillos rondan entre los $9 y $14.  El paquete de 20 de Marlboro ya se vende a $12; el Philip Morris, $11, y el Next, $9,25. Otras marcas como Benson and Hedges, Parliament y Virginia Slims se venden a $13,50. Según Massalin Particulares, se trató de un «ajuste que busca alcanzar los objetivos de recaudación» establecidos por el gobierno nacional, dado que «por cada paquete de cigarrillos, el Estado recauda cerca de un 70% en impuestos».

Lo que se espera, claro, es que el precio final baje para beneficio del consumidor. Lo cierto es que Argentina es el país dónde más baratos se consiguen los cigarrillos, inclusive comparado con Latinoamérica, donde en Uruguay por ejemplo un paquete de 20 cuesta el triple que aquí.

En este sentido, cabe realizar dos análisis. En primer lugar, hay que tener en cuenta que el cigarrillo es de los productos más vendidos en el mercado y que mayor recaudación de impuestos brinda al Estado, dada la cantidad de gente que fuma en nuestro país. Si lo pensamos desde el sentido común, no tiene sentido bajar los impuestos a las tabaqueras cuando no es un producto básico para vivir, es decir, que los cigarrillos salgan 10 o 100, es lo mismo.

Sin embargo en Argentina, donde la inflación impide que se acceda a ciertos productos de primera necesidad, tendría mucho más sentido quitar impuestos a alimentos. Esta es la primera contradicción, si partimos de la lógica pura, sin conocer en profundidad los trasfondos.

La otra opción, más optimista y quizás más acertada, es que el Gobierno esté tanteando el terreno para lograr frenar la inflación. ¿Cómo? El hecho de quitar los impuestos a uno de los productos más vendidos, puede generar una baja del precio que contagie al mercado automáticamente, con mayor razón si quien define estos precios son empresas multinacionales. Lo mismo podría probarse en un futuro con los combustibles o con otras industrias “commodities”, que definen los precios del mercado en general.

Como sea, lo concreto es que Cristina quitó impuestos a los cigarrillos. Habrá que esperar por dónde canaliza, si otras empresas reciben el efecto rebote con una suba tributaria o si se logra un fin beneficioso si de inflación hablamos.

¿Qué opinas de esta nota?