Lluvia de porros en el Pabellón

Ayer sucedió algo entre gracioso e “inocente”. De repente en el Pabellón de Mujeres del Penal de Chimbas, se vio volar una bolsita que cayó en el medio del playón y llamó la atención de todos,  provenía desde el exterior…

¡Es una paloma! ¡Es un ángel! "No! Es una bolsa con porros!!"
¡Es una paloma! ¡Es un ángel! «No! Es una bolsa con porros!!»

 

Cual paloma, la bolsa traía mensajes de paz y amor al Pabellón de Mujeres. Es que Juan Abel Ru, ex interno del Penal con frondoso prontuario policial, quiso hacer un regalo a sus amigas y les arrojó una bolsa con 10 porros y una piedra en el medio.

Claro, el chiste le salió mal, por eso lo de “inocente”. Juan vive en la Villa Observatorio y decidió pasearse por el Penal expandiendo mensajes de amor y paz.

Al pobre pibe no le salió bien, claro. No es muy difícil ver caer una bolsita al Pabellón. Los guardias dieron aviso a la Comisaría 30 y el Sargento Vega, el Sargento Brizuela y subinspector Atencio “redujeron” a Juan “luego de una agitada persecución entre la hiedra” (mentira). Pero sí, lo redujeron y detuvieron.

¿Y qué pasó con la bolsita con marihuana? Fue secuestrada por la División Toxicomanía. Los mensajes no llegaron a destino, pero la moraleja habrá quedado para alguien….

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir