Quedarse sin techo en nuestro país…

Silvia del Carmen Pacheco tiene 7 hijos, pero vive solo con los tres más pequeños. Ella, su marido y sus niños fueron desalojados el miércoles pasado con pleno zonda de su casa, y hace una semana que viven en la vereda y a la sombra fría de varios náilones. Todavía estas y otras realidades son protagonistas en nuestra provincia.

Mucha gente vive en condiciones como estas en nuestra provincia  y país. ¿Por qué?
Mucha gente vive en condiciones como estas en nuestra provincia y país. ¿Por qué?

 

Sandra y su familia vivían en calles Dr. Ortega y Vidart, departamento Rawson. La casa era propiedad de su cuñada que se las prestaba. Sin embargo, la buena mujer cambió la casa con unos amigos que vivían en Chimbas. Fue así que esta familia llegó un día a apropiarse de su nueva casa, dejando sin hogar a 3 niños pequeños de un momento a otro.

“Son menores de edad mis hijos. Estoy desocupada y mi marido igual, hace changas. Me dijeron que espere, que verán si tengo solución en el IPV, pero nadie me da solución de nada. Una semana llevo acá. El día del viento zonda me sacaron a la calle. Me metí a una casita, me sacaron, y entre mi suegra y mi cuñada me hicieron este techito. Me quedé afuera con todas las cosas”, explicaba Silvia, acongojada por la situación.

El marido de Silvia llegó hasta el IPV y la Municipalidad en busca de ayuda. La familia no posee los recursos económicos para costear un alquiler. Si bien aseguraron tener un lote en Villa las Cañitas, supuestamente lo usurparon y sacaron al grupo familiar del censo.

La Municipalidad se comprometió, gracias al pedido de los propios vecinos, asistir a la familia mediante el área de Acción Social. Mientras tanto pasan las horas, las noches, y Silvia y su marido se las ingenian con una cocina, una garrafa, un mueble y una cucheta con tres colchones. Sin contar que su pequeña choza se ubica sobre la vereda.

Es así como mucha gente tiene que vivir en Argentina. Ya no podemos cuestionar si trabajan, si no, si estudiaron o no, o qué condiciones los llevaron a vivir así. Sí podemos mirar hacia adentro y pensar qué hicimos nosotros para impedir que esto sucediera y qué resta hacer para que cada ciudadano de este país posea las mismas posibilidades por el solo hecho de ser argentino.

¿Qué opinas de esta nota?