Platos divertidos para que coman los niños

Una madre (preocupada y habilidosa) de Singapur diseña platos inspirados en dibujos animados para que sus hijos coman. El menú incluye sándwiches de Hello Kitty, fideos de Peppa Pig y hasta arroz con forma de Spiderman. 

comida 3

 

Una madre de dos niños en Singapur se convirtió en toda una artista gourmet con un único fin: que sus hijos se diviertan y se alimenten. Así fue como Li Ming, de 38 años, comenzó a incluir sandwiches de Hello Kitty y versiones de arroz de Super Mario y Spiderman como menú del día.

Li Ming, de 38 años, comenzó a hacer estos ‘charabens’ -una forma muy elaborada de decorar comida con forma de persona, animal o planta- hace tres años para que sus hijos se llevaran a la escuela. «Empecé por mi hijo Iván, quien se negaba a ir a clase y lloraba todos los días porque me extrañaba. Entoncés le envié la comida con su personaje favorito y una nota para que se sienta más seguro», confiesa a Daily Mail.

«Mi otro hijo Lucas vio uno de ellos y comenzó a pedirme también. Hoy en día, disfrutan mirando lo que hago y se emocionan cuando termino personajes que les gustan».  Li hace alrededor de seis creaciones diferentes cada semana, y ya lleva un total de 100 personajes, pero mantiene algunos de ellos en secreto para poner en su nuevo libro: «‘Me inspiro en cosas que veo en la calle o en internet. Comparto algunas en las redes sociales pero me guardo otras para cuando salga la publicación».

 

comida

 

Los chicos y la comida

¿Qué vínculo existe? El doctor Esteban Carmuega, director del Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil, lo explica.

«Hay un vehículo natural e innegable que es emocional en el proceso de alimentación, que se forma desde el nacimiento; es por eso eso que la lactancia es tan importante no sólo a nivel nutricional sino afectivo que será por el resto de la vida», señala. «Ese momento de placer que produce la alimentación se forma en los primeros meses y tiene que ver con el aumento de glucosa en sangre y otras señales que llegan al cerebro e indican disfrute. Si esto se logra, está conformado el vínculo y habrá que establecer parámetros adecuados con los alimentos».

El especialista señala que uno nace con disposición al dulce, justamente para aceptar la lactancia, pero que luego hay que aprender a comer lo ‘no dulce’. «Cuando persiste el sabor dulce y se lo exacerba en cumpleaños y festejos, uno fortalece este vínculo emocional con los alimentos impidiendo que se incorporen una variedad distinta que caracterizan a la vida adulta saludable. Es por eso que los padres, a través de su vínculo afectivo y de confianza deben lograr incorporar variedad en la dieta temprana».

 

comida 2

 

Un ejemplo que ofrece Carmuega es el de bastones de zanahoria o apio: «Que se diviertan con el ruido que provoca comerlos. Si un padre sólo compra alfajores sólo refuerza al vínculo con lo dulce y deben aprovechar esto para estimular la variedad». Respecto a la comida con forma de animales o personajes, considera saludable que una manzana tenga ojos y sea parte de un juego, pero aclara un punto importante: «El juego no debe sobrepasar el valor de la comida. Es decir, si un chico come jugando a la PlayStation pierde noción de sus señales de hambre y saciedad».

Por último: ¿Por qué la comida de mamá es la más rica?, «porque está asociada a ese vínculo que se crea y lo que eso despierta. Es una herramienta muy importante», concluye.

 

Fuente: Infoabe

¿Qué opinas de esta nota?