Salió y no volvió: La búsqueda de una niña y el bullicio imparable de las redes sociales

Una vez más la desaparición de una jovencita nos pone en alerta a todos y expectantes ante la posible aparición. Esta vez San Juan busca a Daniela Ayelén Vargas, de 15 años, que con este lleva casi tres días sin dar señales. Su familia la busca desesperadamente y las redes sociales comenzaron a hacer ruido desde el minuto uno de su desaparición. El fenómeno de la inmediatez y la viralización se convierte en un estandarte en estos tiempos, que aunque sin certezas en muchos casos, popularizan y sensacionalizan cada suceso.

Daniela Ayelén

Daniela salió de su casa del barrio Kennedy, en dirección al Colegio Provincial de Santa Lucía el lunes por la mañana (11.45 horas según su mamá) y no regresó. “Si alguien lee la nota y la conoce que le diga que yo la espero” expresó Estela Pacheco, la madre de la niña.

Desde el colegio informaron que la chica nunca llegó a cursar y tras varias horas de espera los padres realizaron la denuncia en la Policía.

«La policía y la gente del 102 está conmigo y me han ayudado a buscarla», contó la mujer, quien agregó que su hija tiene dos celulares y desde ayer no atiende los llamados de ella ni los que le han hecho desde la policía.

Ahora bien, cabe resaltar un dato no menor. En medio del llanto y el bullicio por la desaparición de Daniela, su mamá recordó que la chica se llevó de su casa un pantalón, un par de zapatillas y un perfume. Según los progenitores, la menor tiene novio pero no sabe nada de su paradero.

Resaltamos que el dato no es menor, porque últimamente acostumbramos a poner casos como estos en un blanco delante de la comunidad, y no todos los dardos que apuntan son necesariamente solidarios. Lo cierto es que antes de obtener alguna certeza oficial, en las redes sociales se teje un mundillo de especulaciones, dimes y diretes, que en muchos casos no solo altera la posible investigación de algún paradero, sino la integridad y privacidad de la persona buscada.

Esto no es una negación a la solidaridad que ciertamente existe y colabora en las redes sociales, que en muchos casos fue clave para hallar a alguna persona desaparecida. ¿Pero hasta qué punto llegó este fenómeno de la inmediatez y la viralización?

Al momento de irse de su casa Daniela vestía una chaqueta marrón oscura con cuello (la del uniforme escolar), pantalón jeans celeste claro localizado, zapatillas negras con vivos rosados y llevaba una mochila negra con corazones turqueza. También llevaba una bolsa de papel de color celeste. La joven mide 1,68 metros y pesa alrededor de 58 kilogramos, tiene el cabello rubio, ojos color miel y tez clara. Las personas que tengan alguna información deben comunicarse al 911.

¿Qué opinas de esta nota?