Tiene ELA, pero no recursos ni ayuda del Estado

Roberto Palacios es un calingastino de 44 años que sufre E.L.A (Esclerosis Lateral Amiotrófica) enfermedad que tuvo una fuerte campaña el año pasado que consistía en arrojarse agua helada con un balde. Hoy atraviesa una situación desesperante dado que no posee los recursos para tratarse correctamente y, salvo el Ministerio de Desarrollo Humano, ni el municipio ni la provincia hicieron algo por él.


ELA

“Tengo ELA. Me vine hace 2 meses a la ciudad por mi situación económica ya que no tengo recursos para asistir al médico o kinesiólogo.  Tengo 44 años y no tengo ningún tipo de pensión, cuando estaba en Calingasta tenía un kiosco pero raíz de mi enfermedad vendí todo, hasta las sillas de mi casa”.

Así fue que Roberto terminó aquí con su esposa e hijos, viviendo en la casa de una conocida que se la prestó hasta que consiga dónde mudarse. Todos sus intentos por ser escuchado con seriedad en Calingasta fracasaron y ahora espera la ayuda del Ministerio de Desarrollo Humano.

“Yo estuve trabajándole a un arquitecto que trabajaba para la municipalidad de Calingasta. Hice un pedido del intendente y no me conocía, le pedí ayuda al concejal Adriano Jofré que iba mi esposa diariamente a verlo. Siempre decía mañana, la semana que viene, que no podía, que estaba complicado. Un vecino me dijo que hablara con el Diputado Romero que podía sacarme la pensión. Le llamé, fue un día sábado en la tarde. Le invitamos unos mates y tortitas caseras. Al día siguiente y en dos o tres oportunidades con una bolsita de mercadería. Quedó en que me iba a ayudar, que no había problema. Fue hace 2 o 3 meses atrás. Del municipio de Calingasta no recibí nada de nada”, manifestó Palacios.

En este momento es el hijo de 17 años de Roberto quien trabaja haciendo changas para mantener a su familia aquí. Desarrollo Humano se acercó por su casa y ha sido la única dependencia que colaboró firmemente con él llevándole mercadería, verdura, carne, sillas, heladera, camas para los niños, placares y “hasta una estufa”.

“Desarrollo Humano me dijo que en esta semana me solucionaría el tema para ir al neurólogo, control médico y para asistir a un kinesiólogo nuevamente. Y también de una vivienda, donde estoy me han prestado una casa sin terminar. Muy buena la señora que me la prestó hasta que consiga la plata para comprar material y el albañil. El material lo tiene, la plata también, está esperando que me vaya”, concluyó Roberto.

¿Qué opinas de esta nota?