¿Qué hacer con Brenda Allende?

La joven de 15 años, que pasó un mes en Chile hasta que fue encontrada por Carabineros, se volvió a fugar del hogar de menores en el que estaba alojada. Después de algunas horas, fue hallada por en una escuela de Capital. La Justicia de Menores ya no sabe qué medidas tomar.


Brenda Allende.
Brenda Allende.

El caso por la desaparición de dos chicas de apenas 15 años de edad, Abigaíl Espinosa y Brenda Allende, ocurrida el mes pasado, mantuvo en vilo a la opinión pública sanjuanina. Hasta se llegó a pensar que una red de trata de personas estaba detrás y que mantenía cautivas a las jóvenes.

Sin embargo, Abigaíl fue hallada en Chile cuando intentaba trasladarse arriba de un camión y eso facilitó el camino para llegar hasta Brenda, que días después fue encontrada por Carabineros en el vecino país. Afortunadamente, ambas estaban bien de salud.

Abigaíl Espinosa declaró en Cámara Gesell y regresó al hogar de su madre, pese a que desde sus cuatro años vivía con su padre. Entre acusaciones cruzadas, el caso quedó circunscripto al ámbito privado de la familia.

En cambio, la situación de Brenda es un poco más enmarañada. La joven hizo un raid mediático después de haber sido trasladada de Chile a San Juan y luego fue a parar a un hogar de tránsito por orden de la Justicia de Menores. Poco duró viviendo allí, ya que el viernes por la noche se volvió a fugar junto a otra chica que conoció en ese lugar. Escasas horas estuvo en la clandestinidad, ya que el sábado fue encontrada escondida en una escuela de Capital, según contaron fuentes policiales.

Al respecto, el juez de Menores, Jorge Toro, indicó que la situación de Brenda es compleja por un entorno familiar que no la puede contener sumado a un problema de adicciones que tiene la joven.

«Es una chica que está bajo una medida de protección que se dicta para buscar contenerla y generar condiciones lo más parecidas a una familia. No se pueden aplicar otras medidas porque es una persona que no ha cometido un delito. La idea es ayudarla a que haga su proyecto de vida, que vaya a la escuela; pero más allá de eso, no podemos tomar una medida restrictiva«, indicó el Magistrado. Toro, además, añadió que «buscamos tratar de revincularla a su familia, la realidad es que es difícil. Tampoco es posible buscarle otra familia que la quiera contener y adoptar porque tiene 15 años. Pensar en una alternativa de adopción en un chico tan grande es difícil de pensar», explicó.

Entonces, ¿qué se hace con Brenda Allende y otros chicos en casos de vulnerabilidad similar? Es una pregunta que el Estado, la Justicia de Menores y la sociedad toda se tienen que plantear para buscar soluciones y que, en principio, no exista un contagio de otros chicos que imiten estas acciones y, sobre todo, se pueda atacar las raíces de estos conflictos que por lo general son las adicciones y complicados entornos familiares.

¿Qué opinas de esta nota?