Su esposo la golpeaba, nuestra Justicia le quemó la casa

La violencia en San Juan es un tema preocupante, grave. Evidentemente existen patrones arcaicos arraigados allí donde no estamos todo el tiempo, allí donde se ocultan detrás de ricos y pobres. En este marco de total violación de derechos, la violencia de género también crece. Esta vez, la casa de Ayelén fue quemada casi en su totalidad por su marido, con el que tiene 2 hijos. Eso no fue el comienzo, y en la medida que la Justicia no actúe, no será el fin. Ni la última víctima.  


Tuviolenciamachistamata

Alejandra tiene 24 años, dos hijos de 4 y 2 años, y desde los 20 años en una relación con Cristian, quien se hartó de golpearla y ahora le incendió la casa. La mamá de la chica, Alejandra, se comunicó con medios locales y contó el caso públicamente para alertar a aquellas mujeres que aún creen en los cuentos de hadas.

“Empezaron bien. Ya con el primer nene, cuando tenía 9 meses, ella empezó a sufrir violencia de género. Él la golpeó físicamente. Se hizo la denuncia, volvió arrepentido. El bueno más bueno era él. Que no lo haría más, que iban a salir adelante. Ayelén volvió a creer en él, todos le dimos una oportunidad, nos convenció. Siempre tuvo la contención de nosotros Ayelén. Estuvieron un tiempo bien, seguramente dentro del matrimonio hubo maltrato físico y verbal, pero ella no dice nada por vergüenza. Yo la veía con las piernas marcadas y ella decía que eran golpes”.

De este modo Alejandra relató la historia de su hija, una historia que se repite donde menos lo imaginamos, donde hay complicidad, donde hay hipocresía, donde hay muerte. Luego del segundo hijo, Ayelén seguía siendo maltratada y golpeada, pero el enfermo nunca quiso hacerse tratar.

Es así que Cristian fue denunciado en la Comisaría de la Mujer, se le impidió acercarse a Ayelén y fue preso al Penal de Chimbas apenas 20 días, obteniendo la excarcelación bajo fianza de su familia. Desde el día que la Policía se lo llevó, la familia de Ayelén no volvió a verlo hasta el sábado 3 de octubre, que la hermana de Ayelén lo vio dentro de la casa.

“Yo estaba trabajando y me llama por teléfono mi hija más chica. Me dice venite a Casa que lo vi a Crsitian. Volvimos con mi esposo, revisamos todo, pero no vimos a nadie. A las 3 de la mañana mi marido estaba despierto y escucha un ruido. Estaba la puerta abierta, la casa sin luz. Y la llama prendida”, contó Alejandra.

La casa de Ayelén, ubicada en Triunviarato 92 sur, Rawson, estaba incendiada. Todo lo que tenía, se hizo cenizas: su cama, su ropa, los juguetes de los niños. Mientras tanto, nuestra Policía todavía no lo encuentra. Y sí, nuestra Justicia lo soltó y él tardó poco en prender fuego una casa.

“Lo hacemos público porque debe haber muchísimas chicas en esta situación. El hombre que golpea una vez no se cura. Si te insultó, es porque no te quiere, no te valora.  Hace 7 meses se fue. Ni la familia ni él vienen a ver los nenes. Gracias a dios no les falta para comer. No los vamos a molestar para pedir nada. Pedimos que él no moleste, que deje que Ayelén haga su vida”, finalizó Alejandra.

¿Qué opinas de esta nota?