Tiene 23 años, estudia de noche y es el tesorero de la institución

Maximiliano tiene 23 años, es el mayor de ocho hermanos y el primer integrante de la familia Villalba que está estudiando en la universidad.23 años

Sus padres, José y Claudia, miembros fundadores de la cooperativa, empezaron a cartonear en 2001, pero decidieron que sus hijos no iban a hacer lo mismo: tenían que terminar la escuela, algo que ellos no habían podido hacer. «Por eso fue y es importante el apoyo escolar. Porque hay chicos que van al colegio, no entienden nada y no quieren seguir yendo, y hay padres que, como nosotros, no sabemos cómo ayudarlos», dice José.

Maximiliano formó parte del apoyo escolar, como alumno y también como educador, y dice que tiene muchos conocidos que, como él, empezaron en la cooperativa y hoy están en la universidad.

El hijo mayor de José y Claudia actualmente colabora en el área contable de la institución. «Trabajo en el galpón de 8 a 12, cortamos, volvemos de 14 a 17 y me voy a cursar hasta la noche», cuenta el joven que está por entrar al tercer año de Administración de Empresas, en la Universidad Nacional Arturo Jauretche.

«Es el orgullo de la familia. Es una bendición que lo tengamos como tesorero. Ver que después de tanto sacrificio él sigue estudiando, nos ayuda a seguir adelante», asegura José y agrega: «Hasta terminó peleándose con la novia por querer terminar los estudios».

«¿Cómo fue crecer acá? Tuve una buena vida, no me puedo quejar, nunca me faltó nada -sostiene convencido el joven-. Todavía no sé qué quiero para mi futuro, pero sí sé que me gustaría ver el depósito reconstruido, que vuelva el apoyo escolar, poder trabajar bien y que a nadie le falte nada. Sin lugar a dudas me seguiría quedando en la villa. Acá se sufrieron muchas cosas, pero siempre se estuvo bien.»

Fuente: La Nación

¿Qué opinas de esta nota?