El abuelo sanjuanino que dejó el alcohol gracias al Hogar Eva Duarte

Es la historia de José, que llegó a la residencia hace 20 años. Hizo amigos y dejó el vicio que lo tenía a maltraer. Vida nueva.


Son 136 los residentes de la Residencia de Adultos Mayores Eva Duarte. Entre ellos, uno de los más antiguos es José Roberto Pose, que llegó hace casi 20 años. «Me trajo un hermano mío que ya falleció. Yo al principio me quería ir. Me iba para el lado de los pimientos. Ahora no. Vienen mis sobrinas a visitarme y me dicen que me vaya con ellas y no. No voy. A veces me tomo el micro y voy a visitarlas yo», contó a DIARIO MÓVIL el hombre.

José vive una nueva vida en el hogar, con más actividades que demuestran que viejos, son los trapos. Este martes pasado fue uno de los anfitriones en el multitudinario festejo del Día del Niño para 1000 chicos en los jardines de la residencia.

 

«Es muy lindo el trato, recibimos las curaciones, rica la comida», describió. Y con el paso del tiempo se hizo de muchos y buenos amigos en el hogar. Todo eso lo motivó a dejar los vicios.

«Yo tomaba mucho alcohol, lo vamos a decir, mucho vino. Y hace 10 años que corté y nunca más. A donde voy, solo gaseosa. Yo solo dije «corto» porque me puse a pensar que siempre he tomado. Y ahora ni en cumpleaños ni en las fiestas. Nada, ni una cerveza. Y me siento bien», confesó.

 

Las enfermeras de la residencia Eva Duarte también se han hecho amigas de José y los demás abuelos a los que asisten. El trabajo es duro, porque así también les ha tocado ver partir a muchos. Sin embargo aseguran que también es gratificante como servicio.

Nota relacionada:

MAESTROS DE LA VIDA: Los abuelos del Eva Duarte, anfitriones de un multitudinario día del niño

¿Qué opinas de esta nota?