Se quejó porque atendían personas con DISCAPACIDAD y recibió una RESPUESTA EJEMPLAR

Amanda Cartagine es una popular propietaria de una pizzeria con mucho valor para su comunidad.

Ella sabe que una persona con necesidades especiales requiere un poco más de tiempo y ayuda para aprender una tarea. Pero una vez que la aprenden, son muy dedicados. Amanda le dijo a WYFF News que gracias a su hijo, con síndrome de Down, se decidió a contratar a hombres y mujeres con discapacidad para su restaurante.

Cuando se enteró de que un cliente había acosado a propósito a un trabajador suyo, se enfureció. Según Amanda, el cliente en cuestión le pidió al empleado que llenara su ensaladera, una tarea para la que el chico no había sido capacitado.

La razón de esto es que cada miembro del personal del Pizza Inn tiene un trabajo específico que hacer. El cliente se negó a escuchar a Amanda cuando trató de explicarle la forma en que maneja su negocio. Él se dedicó a atacarla a ella, al empleado con discapacidad  y a los demás miembros del negocio.

Ella intentó hablar con el cliente en privado en un intento de frenar la confrontación. Le explicó que el empleado no estaba capacitado para hacer esa tarea y que es una persona con necesidades especiales.

Mientras salía furioso del establecimiento, gritó que el negocio debería colgar un cartel de “advertencia” que dijera a todos los que entraban que el restaurante emplea a personas con discapacidad. Así que Amanda se tomó ese consejo muy en serio.

El letrero dice que el restaurante es un empleador orgulloso por la igualdad de oportunidades que ofrece y que contratan a todos los hijos de Dios.

Amanda le dijo a WYFF News que poner el letrero era lo correcto. “Cualquiera que venga a Pizza Inn a comer sabrá que hay increíbles miembros del personal listos para atenderles. No tenga miedo de entrar en nuestro negocio si se encuentra en Greenville, Carolina del Sur”.

Fuente: La Cien

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir