Las DESGARRADORAS últimas palabras del nene que murió padeciendo cáncer

El pequeño batalló durante varios años contra un raro cáncer de hígado. Conocé la dura historia.

A pesar de su desesperada batalla para recaudar un millón de dólares para poder viajar a Estados Unidos para realizar un trasplante, el pequeño Charlie Proctor de cinco años murió el sábado luego de luchar desde el 2016 contra un raro cáncer de hígado. La familia vivía en la ciudad de Acrrington, Inglaterra. Y había logrado conmover a la sociedad británica a través de las redes sociales. Allí la familia tenía cinco millones de seguidores y contaba el paso a paso de la lucha del pequeño.

Tras la muerte del chiquito, su madre Amber subió una imagen a las redes donde mostró a su hijo como un ángel y escribió: “Anoche, a las 23:14, mi mejor amigo, mi mundo, Charlie, respiró por última vez. Se durmió pacíficamente en mis brazos, con los brazos de papá envueltos alrededor de nosotros. Nuestros corazones están adoloridos. El mundo ha perdido a un niño increíble”.

El chiquito, según contó la madre, se despidió tiempo atrás con unas palabras desgarradoras: “Mamá, lo siento por esto”.  La campaña de donación de fondos de sus padres incluso llamó la atención de la estrella pop estadounidense Pink, quien compartió la página de crowdfunding de la familia con sus 5.1 millones de seguidores.

La familia había afirmado que los médicos les dijeron que un trasplante de hígado podría no ser la solución, dada la etapa avanzada de la condición de Charlie, porque el cáncer se había propagado del hígado a los pulmones.

Charlie Proctor

“Charlie, me diste la oportunidad de ser mamá. No sólo fuiste nuestra más grande inspiración, sino que motivaste a miles de personas de todo el mundo. Nos mostraste lo que realmente significa el amor”, se despidió la madre del pequeño.

“Ahora es tiempo de volar y estoy muy orgullosa de ti. Peleaste duramente. Mi bebé, esto me duele mucho. Te voy a recordar por siempre. Dulces sueños, mi bebé”, finalizó la mujer.

El mes pasado la familia había admitido que a su hijo le quedaban “dos ​​semanas, 366 horas” de vida. La madre lamentó no tener el suficiente dinero para viajar a Cincinnati, Estados Unidos, para intentar una última posibilidad. Por ello afirmó en un post que “el cáncer es un juego de hombres ricos. Cuanto más dinero se tenga, más probable es que su hijo viva. ¿Cómo es eso justo?”.

Fuente: Clarín

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir