PREOCUPA el estado de salud de la conductora Mariela Fernández: “ESTÁ INTERNADA”

La conductora de C5N pasó un año muy particular tras la muerte de su padre. El estrés y su ACV prendieron las alarmas en el entorno de la mujer

La ausencia de Mariela Fernández (41) en la pantalla de C5N preocupó a sus seguidores, que son más de 141 mil en Twitter. Por eso, ante las consultas constantes que le llegaban a su cuenta en esa red social, la familia decidió publicar un comunicado para terminar con los rumores.

Ocurre que en mayo de 2010 la periodista sufrió un ACV y ese antecedente provocó muchas especulaciones sobre su actual estado de salud. Tantas que, esta vez, su círculo íntimo consideró oportuno compartir un escrito para aclarar todo.

Fernández en los estudios de C5N, donde está al frente de "Mañanas Argentinas". (Instagram)

Fernández en los estudios de C5N, donde está al frente de “Mañanas Argentinas”. (Instagram)

“Informamos que desde el jueves 6 de diciembre la conductora Mariela Fernández se encuentra internada debido a un cuadro de estrés postraumático”, comienza el comunicado difundido por la familia.

La periodista vivió un 2018 muy sensible porque su padre Carlos murió a fines de 2017 y ella nunca pudo superar su partida. “A días de cumplirse el primer aniversario de esa pérdida, hubo episodios de angustia que derivaron en su internación“, se detalla.

Y por último, sumado a un claro pedido de “respeto” a los medios, se explica que la periodista fue quien decidió realizarse estudios frente a unos primeros síntomas de malestar: “Mariela decidió recurrir preventivamente a los médicos para descartar situaciones de gravedad, dado su antecedente de ACV”.

En 2010, Fernández sufrió un ACV del cual se pudo recuperar por completo. Comenzó en una salida con su novio pero el desenlace se dio mientras estaba al aire en el noticiero de la mañana de C5N.

“Empecé a sentirme mal. No le di bolilla y me fui a dormir a casa. Me levanté a las 4 de la mañana y me fui a laburar manejando como si nada. Algo raro sentía. Cansancio, un poco de dolor de cabeza y como sueño, como pesadez. Pero faltando 5 minutos para terminar el noticiero empiezo a escribir y la mano no me escribía. Dije: ‘Acá hay algo raro‘”, había contado, ya recuperada, poco tiempo después.

Fuente: Clarín

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir