CATÁSTROFE MUNDIAL: Un tsunami dejó más de 200 muertos y casi mil heridos

El fenómeno ocurrió en Indonesia y dejó al menos 222 muertos, 28 desaparecidos y 843 heridos.

Foto: El Diario

La erupción del Anak Krakatau, «hijo» del legendario volcán indonesio Krakatoa, provocó anoche un tsunami en el estrecho que separa a las isla de Sumatra y de Java con una cifra provisional de 222 muertos, 28 desaparecidos y 843 heridos.

Todas las víctimas son de nacionalidad indonesia y el número «podría subir» a medida que se acceda a lugares donde no han llegado hasta el momento los servicios de emergencia, según ha explicado Sutopo Purwo Nugroho, portavoz de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB).

Además de las víctimas personales, el tsunami también ocasionó graves daños en casas, hoteles, embarcaciones e infraestructuras. En la localidad de Anyer, anexa a Pandenglang, las viviendas y edificios en primera línea de playa son ahora un amasijo de escombros amontonados a lo largo del malecón, mientras centenares de locales intentan recuperar algunos de sus enseres.

La potencia devastadora de las aguas también arrastró hacia las playas decenas de vehículos, árboles y otros grandes cascotes. Por ello, los equipos de emergencia tratan de encontrar a posibles supervivientes entre los escombros, y recomiendan a la población local evitar acercarse a las costas.

«Mucha gente continúa en los refugios, mientras otros han regresado a sus hogares o permanecen con familiares. Los voluntarios de la Cruz Roja colaboran con asistencia médica y ayudan (a los oficiales) en la búsqueda de cadáveres y desaparecidos», ha apuntado Aulia Arriani, portavoz de Cruz Roja Indonesia.

El Anak Krakatau, con poco más de 300 metros de altura y con un cráter lateral, se encuentra en una isla de forma cónica deshabitada y que sirve de atracción turística en el estrecho de Sonda. El volcán, uno de los 127 en activo en Indonesia -nación asentada sobre el «Anillo de Fuego del Pacífico»-, expulsó ayer una columna de humo hasta medio kilómetro de su cumbre, junto a roca y ríos de magma.

La erupción pudo crear un corrimiento de tierra submarino que a su vez ocasionó un maremoto -con olas de hasta 2 metros de altura, según los expertos indonesios- que arrasó las costas del país.

A la actividad volcánica no le acompañó un fuerte movimiento sísmico, por lo cual el sistema de alarmas de emergencia y el tsunami llevó desprevenidos a centenares de personas en las playas.

Fuente: El Español

¿Qué opinas de esta nota?