Reyes Magos en moto: Los sanjuaninos solidarios En Dos Ruedas

Un grupo de fans de las motos y de la acción social cumplieron 10 años visitando las zonas más necesitadas de San Juan llevando ayuda.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


 

El Movimiento Solidario en Dos Ruedas nació hace una década cuando dos amigos, para salir de la rutina, decidieron viajar en moto unos kilómetros hacia las afueras de la capital sanjuanina.

Allí vieron una casita muy pobre y no pudieron evitar conmoverse. Se propusieron para el próximo viaje, llevar algo para dar, para ayudar. Se prendieron muchos más, unidos por el amor a las motos y con alma solidaria.

«Somos toda gente de trabajo, en familia, jóvenes y jubilados. Hay policías jubilados, chofer de cochería, otros hacen metalurgia, personal de Salud Pública. Somos más familieros que un grupo de motoqueros que normalmente se pueda encontrar», contó Sergio Argüello a DIARIO MÓVIL. «No hablamos de fútbol, ni de religión, ni de política.Tenemos muchísimas vivencias y salidas por encuentros de motos en otras provincias».

Foto Nicolás Mercado para DIARIO MÓVIL

El grupo siempre se caracterizó por la acción directa. Por ejemplo, van a Bermejo y buscan una escuela o unión vecinal. Allí recaban información de cuántos niños hay en la comunidad, cuántos abuelos, cuáles son las necesidades. Luego colectan las donaciones y van a hacer la entrega inmediata.

«Ahora estamos con pocos recursos, por lo mismo que nos movemos a pulmón. Una vez nos ofrecían darnos mercadería a cambio de que en las motos lleváramos una banderita con el nombre del supermercado. No nos sentimos bien con la idea. Siempre nos manejamos de puerta a puerta».

«En moto nos podemos meter hasta zonas donde los autos no acceden. Una vez en Las tapias, Caucete, iban dos camionetas con mercaderías y no podían pasar por la corriente. Cargamos las cosas en mochilas e hicimos un camino de hormiga, llevando todo en las motos por un caminito», recordó Sergio .

«Entregar personalmente las cosas es muy emotivo, ver las caras de la gente que nos da algo y después las caritas rojitas de los niños que lo reciben es muy emotivo»

Una vez en la Escuela Albergue Josefa Ramírez de García, en Pedernal, Sarmiento; les tocó una experiencia muy conmovedora. Se enteraron que había chicos que no se volvían a casa los viernes a la tarde porque pasaban hambre el fin de semana. Los mismos vecinos de la escuela le daban de comer.

«Las mamás nos decían que hasta la ropa muy vieja y usada sirve. Ellos lo rompen y rellenan acolchados. Todo sirve, todo se arregla, se recicla, todo es bienvenido. No se imaginan la extrema pobreza que hay en zonas más alejadas», aseguró el hombre.

El grupo se reúne generalmente a última hora en Concepción y siempre están dispuestos a sumar más entusiastas. Los que puedan o quieran dar una mano pueden comunicarse al 264 484-0296.

 

¿Qué opinas de esta nota?