Mauricio Macri: “La corrupción se llevó la plata de los argentinos”

Desde la Casa Rosada, el presidente habló en conferencia de prensa en la cual anunció la extinción de dominio.

El presidente Mauricio Macri anunció este lunes que firmará un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para la aplicación del procedimiento de extinción de dominio, que prevé la incautación de bienes a través de un juicio civil a personas acusadas de cometer delitos graves como narcotráfico, corrupción, trata de personas y contrabando, entre otros.

El anuncio se llevó a cabo en el Salón Blanco de la Casa Rosada, del cual participaron también los ministros de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, y de Seguridad, Patricia Bullrich.

“Voy a firmar un Decreto de Necesidad y Urgencia para avanzar con al extinción de dominio para que la justicia pueda recuperar más rápido y de forma trasparente los bienes que el narcotráfico, el crimen organizado, la trata de personas y la corrupción se robaron”, afirmó Macri.

“Los mafiosos y corruptos no tienen límites. Estamos dando esta lucha fuerte y permanente para terminar con esto”, apuntó Macri, quien dijo que los bienes incautados “se puedan subastar para destinarlo a políticas públicas fundamentales”.

Según el Presidente, actualmente “la justicia penal tiene instrumentos para avanzar sobre estos bienes pero son muy lentos” y que por ello este DNU será “un paso adelante para que la justicia pueda avanzar más rápido en recuperar esos bienes”.

“No alcanza con condenar a quienes lideran bandas criminales porque mientras tengan recursos van a seguir operando. Por esto, también hay que atacar su poder económico”, argumentó Macri.

“La mafias, las redes de narcotráfico, de crimen organizado y de la corrupción se llevaron plata que es de todos los argentinos. Es plata que necesitamos para seguir combatiendo la inseguridad, para seguir construyendo escuelas, jardines, espacios de primera infancia, rutas más seguras, obras para inundaciones y también llevar obra y cloacas a todas las familias”, agregó.

Compartir