GENIOS: sanjuaninos hacen trekking con una bolsa y recogen toda la basura a su paso

Cuando una persona se dispone a correr o a realizar trekking se pone ropa deportiva, toma su teléfono móvil o un reproductor de música, una botella de agua y nada más. Pero hay algunos que a esta rutina le suman una bolsa de basura, pues se preparan así para realizar plogging, un deporte con conciencia social. Esta tendencia mundial ya tiene su espacio en San Juan, en donde un grupo aficionado al trekking colaboran con la naturaleza levantando la basura que se vayan encontrando a su paso por los senderos de Zonda y Ullum.


El plogging es una nueva modalidad deportiva que aúna la práctica deportiva con el amor por el medio ambiente: se trata de salir a correr o caminar e ir recogiendo los desperdicios que se vayan topando por el camino. El término es el resultado de la fusión de la popular palabra inglesa ‘running’ y de la expresión sueca ‘plocka upp’, que significa recoger.

Esta tendencia, impulsada desde Estocolmo, Suecia, que tiene como principal objetivo el respeto por el medio ambiente está teniendo repercusiones en distintas ciudades del mundo, y San Juan desde hace un tiempo ya dejó de ser la excepción.

Un grupo de aficionados al trekking de la provincia promueven esta tendencia que no solo tiene beneficios para la salud, sino que colaboran con la naturaleza levantando la basura que se vayan encontrando a su paso por los senderos.

“La idea surge por ver la desidia de la gente sin cultura que no le importa para nada la naturaleza ni los demás, y deja tirada en cualquier lugar la basura que se debe llevar de vuelta”, cuenta Oscar Torres, un aficionado a este deporte que  impulsa esta tendencia, en una entrevista para DIARIO MÓVIL.

Junto con un grupo de amigos salen tres veces a la semana- los lunes, miércoles y viernes- y recorren los senderos de Zonda y Ullum. En sus recorridos solían ver suciedades, como papeles y botellas, y fue que decidieron colaborar con el medio ambiente y los paisajes sanjuaninos. Así fue que se propusieron llevar cada uno una bolsa y recolectar la basura y limpiar los senderos.

“Nosotros vimos que eso no puede quedar así, por lo que resolvimos que cada vez que hacíamos un recorrido por los lugares más concurridos debíamos llevar nuestras propias bolsas e ir recolectando esa basura que afea tanto nuestra naturaleza”, expresa Oscar.

Al respecto de esta noble tarea, Oscar llama a que otros grupos de trekking se sumen a la iniciativa para que entre todos se tome conciencia del cuidado de los paisajes sanjuaninos y la protección del medio ambiente.

“La indignación es mucha, pero espero que con la difusión que le puedan dar a esto, la gente tome conciencia y no arroje sus residuos. Es necesario e indispensable generar en ellos la responsabilidad de que su inconciencia es propia de gente incivilizada y que nuestros paisajes no deben ser basurales”, puntualiza Oscar, concluyendo que “que hay que difundir el respeto a la limpieza de nuestros ambientes naturales”.

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir