«Los caballos me salvaron la vida»: la jineta con cáncer que monta para curarse

Se trata de Rocio Canut, a quien le diagnosticaron cáncer en octubre del 2018. Las quimioterapias no fueron un impedimento para que siga practicando el deporte que ama.

Cuando Rocio Canut (35) recibía trofeos en Prueba de Rienda de Caballo Criollo entre los varones bromeaban. «Te ganó una mujer», decían. Con el transcurso de los años, los jinetes de bronce fueron poblando su biblioteca. «Fue así que mis contrincantes comenzaron a decir ‘No me ganó una mujer, me ganó Rocío Canut’, relata la joven veterinaria desde la pista central de La Rural , donde compitió este fin de semana en la final nacional de Prueba de Rienda Felipe Z. Ballester categoría B en el marco de la 15º edición de la Expo de Nuestros Caballos. Ella es una de las tantas mujeres que han logrado destacarse en el mundo equino, tradicionalmente dominado por hombres.

A partir del último viernes hasta mañana, La Rural celebrará el encuentro Nuestros Caballos con una amplia gama de actividades, entre las que se destacan exposiciones de razas equinas, remates, competencias internacionales, capacitaciones y una jornada especial de equinoterapia con referentes de todo el mundo.

Entre el sonido de redoblantes y el fervor del público, el 9 de marzo Canut se convirtió en la Campeona Nacional de la final de Corral de Aparte B en Jesús María. Además de ser una referente de las mujeres en esta disciplina donde compiten con varones de igual a igual, esta rosarina es un ejemplo de superación.

En octubre del 2018, le diagnosticaron cáncer de mama. Las quimioterapias no fueron un impedimento para levantarse a diario y entrenar a sus tres yeguas antes de dirigirse a su trabajo en la fábrica de leche de su familia. Cuando se refiere al mundo equino, a Canut se le quiebra la voz: «Los caballos me salvaron la vida y son mi motivación para despertarme todas las mañanas. Si bien hay momentos en que me bajan las defensas, mi secreto es no darle lugar a la enfermedad y seguir adelante. Arriba de las yeguas no tengo cancer, ni nauseas ni vómitos. Soy yo».

Eugenia Fuentes (37), oriunda de General Hacha, La Pampa también logró superar adversidades a través del mundo equino. A los 6 años, le diagnosticaron Perthes -una enfermedad que afecta a la cadera- y su padre le regaló a Soquete, un caballo que fue fundamental en su recuperación. «Era la única a la que dejaba montar. Apoyaba mis muletas en él y salíamos todo el día. A partir de eso, me propuse devolverle a los caballos lo que ellos me dieron y decidí formarme para poner en práctica métodos más sanos que mejoren su calidad de vida», dice esta domadora natural, que llevará adelante una demostración de doma inteligente en el marco de la exposición.

Desde hace 17 años Fuentes trabaja formando a personas en esta disciplina y ha logrado sobresalir a nivel internacional. Pero allanar el camino no le fue sencillo. »Durante los primeros 5 años, cuando llegaba a los lugares los domadores me ponían caras amargas y hasta algunos se resistían a participar. Hace 20 años era impensado que una mujer pudiese ofrecer capacitación en una disciplina donde la fuerza era un requisito fundamental», relata.

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir