Klara, la joven que NO SUPO que estaba embarazada hasta el momento de las CONTRACCIONES

Un ejemplo claro del embarazo críptico fue el de una mujer, llamada Klara Dollan, que no tuvo ningún síntoma e incluso, estaba tomando pastillas para no quedar. ¡Mirá cómo ocurrió esta particular situación!

Los padres normalmente tienen nueve meses o unos menos para hacerse a la idea de que el hijo o hija que traigan al mundo les va a cambiar la vida. Sin embargo, y para la sorpresa de muchos, existe el embarazo críptico.

Como el particular caso de Klara Dollan, quien en 2016 se convirtió en madre de esta manera. En diálogo con la BBC Radio 5 Live, reveló que aquel día comenzó como cualquier otro y terminó convirtiéndose en madre.

“Era lunes por la mañana. Me desperté a las 4 de la madrugada con los peores calambres menstruales que había tenido en mi vida. Había tomado la píldora sin descanso durante los últimos seis meses, sin ninguna interrupción”, recordó la mujer.

“Pensé que mi periodo se estaba tomando la revancha en forma de dolor. ¿Por qué tiene que pasarme el primer día de un nuevo trabajo?”, señaló Dollan y se tomó un paracetamol para seguir su vida diaria, pero esos dolores no los había experimentado antes.

Luego, detalló cómo le fue en el trabajo: “Cuando llegué a la oficina, el dolor me invadió por completo, y recuerdo que se me rompió el lápiz en la boca y que tenía las uñas clavadas en mi cuaderno. Me dirigí a mi jefe y le dije: “Tengo que irme, no me siento bien”. Así que me fui”.

“Estaba sangrando con fuerza. Mi portero no sabe qué hacer, así que llamó a la puerta de mi vecina, que trabaja desde su casa. No la había visto nunca, pero cuando entró en mi baño, yo estaba medio desnuda. Le digo que creo que estoy teniendo un aborto involuntario”, agregó la mujer, sin tener conocimiento de lo que era un embarazo críptico.

“Es ella la que llama a una ambulancia. Entonces mi mente deja de pensar y es mi cuerpo el que lo hace todo por mí. Empujo y vuelvo a empujar y veo salir una cabeza. El cuerpo me está pidiendo que empuje”, continuó con su impactante relato.

Aquel día, regresó a su casa pero no tenía las llaves, así que tuvo que llamar a un cerrajero que le tiró la puerta abajo. “Entré y me metí en la cama. Los dolores se producían cada vez con más frecuencia y empecé a gritar. Hasta que el portero del edificio me oyó y le pedí que llame una ambulancia”, relató-

“Lo hago y así es como nace mi hija, Amelia. Era una recién nacida perfecta y gritaba. Estaba llorando y yo también. La gente tiene 9 meses para prepararse para ser padres. Yo tuve dos segundos para descubrir qué va a pasar con mi vida y qué debía hacer”, concluyó Klara, sin poder creer lo que le había pasado.

Respecto a los síntomas del embarazo críptico, ella aseguró: “No tuve antojos, no me dolía la espalda. Durante este embarazo había tenido pequeñas manchas de sangre, que consideré como dos de mis periodos. Estuve tomando la píldora seis meses seguidos y dejé de tomarla dos semanas antes de que naciera Amelia”.

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir