El veterinario sanjuanino que vive rodeado de animales exóticos y salvajes

Se llama Aldo, pero todos lo conocen como «Pirata», y su amor por los animales lo llevó a convertirse en el protector de las especies más exóticas que habitan la provincia de San Juan.

Aldo Olivares, conocido en el medio como “El Pirata”, además de su veterinaria tiene una granja ubicada en Santa Lucía que recibe animales silvestres, exóticos o autóctonos que les llega por intermedio de la gente o la Dirección de Fauna. Este centro de recuperación los recibe heridos y rehabilita a los que se pueda o se los libera si es posible. Aquellos animales salvajes que llevan mucho tiempo en el lugar no se pueden dejar en libertad porque se improntan. Esto quiere decir que se forma un vínculo con el hombre por distintos motivos, afecto por la comida o el lugar que les impide volver a la naturaleza.

Foto: Nicolás Mercado para DIARIO MÓVIL.

El Pirata cría otros animales que no están en extinción. Lo hace, como dice él, porque le gusta y manifestó que “es una granja educativa en la que van escuelas de los distintos niveles. La fundación que hace un año se creó llamada” Tierra Nuestra”, se encarga de hacer distintas actividades ad honorem. Entre ellas, la equinoterapia para chicos con distintas discapacidades. Esta actividad la hacemos porque mi hermana es psicóloga y se especializó. Hemos estado un tiempo preparando caballos para esta terapia, porque no puede ser cualquier equino ni cualquier instalación. Yo la asisto con los caballos. No hay una cantidad de chicos fijos. Es complicado poder mantener esto, pero, lo hacemos como algo de aporte a la comunidad”, explicó Olivares.

Sobre su preferencia en los tipos de animales es muy reconocido porque le gustan los salvajes, por eso asegura que “me los traen a mi porque siempre me han llamado la atención y la gente ya sabe que me dedico a eso”.

Foto: Nicolás Mercado para DIARIO MÓVIL.

Aldo tiene algunas anécdotas de los animales que llegaron a sus manos. “Lo más raro que he tenido son los pumas, que personas tenían como mascotas. Esto no se puede hacer porque no es aconsejable ni está permitido. Una vez llegó un cachorro puma y no sabían qué era. Pensaron que era un gatito, fueron al campo y lo encontraron junto a otro en muy mal estado. Uno murió y el otro sobrevivió. En ese caso no puede volver a la libertad porque desde cachorros vivieron en cautiverio y por ejemplo no saben cazar”, contó el Pirata.

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir