Lo rechazaron por tener síndrome de Down y ahora la rompe como modelo

Es furor en el mundo después de haber sido rechazado.


La noticia de que estás esperando un bebé puede ser un momento emocionante.

Pero para la pareja Stuart y Kirsty Baxter fue un momento de verdadera ansiedad.

Ya habían perdido un bebé con 19 semanas de embarazo en 2013 y estaban comprensiblemente preocupados por su nuevo bebé.

Afortunadamente, Kirsty completó todo el embarazo y di a luz a un hermoso bebé, llamado Riley.

Nació sin complicaciones, pero luego los médicos le dijeron a la pareja que tenía síndrome de Down. Entonces sus padres se preocuparon de que fuera a ser víctima de acoso escolar.

Al papá Stuart le preocupaba que su hermoso paquete de alegría fuera tratado de manera diferente.

“Después de que nos dijeron que tenía síndrome de Down, lloré, no porque lo quisiera menos, sino porque sabía lo cruel que puede ser el mundo”, dijo.

“Eso fue lo primero que pasó por mi mente, pero obviamente mis percepciones estaban equivocadas y cuán equivocada estaba”, agregó.

A medida que su hijo creció, solo trajo alegría a sus orgullosos padres y a todos los que lo rodeaban, ganándole el apodo de “Smiley Riley”.

“Lo hemos llamado ‘Smiley Riley’ desde una edad temprana porque hace que la gente sea realmente feliz, y ver su sonrisa hace que la gente se levante en un mal día”, dijo Stuart.

Luego llamó la atención de unos que trabajan con modelos y se ganó un contrato de modelaje a los 4 años de edad.

Ya ha aparecido en anuncios para la gran marca británica Mothercare y es un gran éxito en la escuela con sus compañeros de clase que lo tratan como a una estrella.

“Estaba el miedo a lo desconocido y por qué nos había pasado esto, pero si supiera lo que sé ahora, no me habría molestado en absoluto”, dijo el orgulloso papá de Stuart.

Aunque los músculos de Riley no son tan fuertes como los de sus amigos en la misma edad, él disfruta haciendo todo lo que puede, incluso yendo a montar a caballo de vez en cuando.

Es posible que Riley se enfrente a desafíos, como comunicarse principalmente de manera no verbal, pero se ha adaptado rápidamente gracias a sus padres amorosos.

Por ejemplo, le enseñaron el lenguaje de señales a  Riley, y él ha sobresalido en eso. Su uso del lenguaje de señas se ha convertido en otra forma de conectarse con otros niños curiosos.

Riley disfruta de todo lo que hace y su sonrisa es contagiosa. ¡Es un niño tan hermoso!

En el caso de Smiley Riley, todo resultó mejor que bien a pesar de las preocupaciones iniciales.

Tal vez el mundo realmente pueda avanzar y convertirse en un lugar mejor, más receptivo y amoroso, después de todo.

¿Qué opinas de esta nota?