Familia sanjuanina construyó una gruta a San Expedito por los milagros recibidos

San Expedito, un personaje en quien muchos sanjuaninos depositan su fe, es conocido como el santo que nunca falla cuando surge la desesperación, urgencia y lo imposible, y al parecer, sus plegarias son escuchadas. Este es el caso de una familia de Jáchal, que en varias oportunidades le pidieron que obrara en milagros ante circunstancias especiales y problemas de salud. Como sus plegarias fueron escuchadas y en agradecimiento construyeron una gruta en honor al santo. Está ubicada en la localidad de La Falda a la que acuden una multitud de vecinos devotos para rezarle y agradecerle.

Hacia el norte de la provincia de San Juan, en Jáchal, la fe de una familia y también su empeño ha permitido realizar una pequeña gran proeza que convoca a toda una comunidad de devotos. Allí, en la localidad de La Falda, cerca de la Ruta 491, la familia Fuentes-Pérez construyó una obra en honor a San Expedito, el santo popular que es patrono de las causas justas y urgentes.

Se trata de una gruta de peregrinación y oración que todos los días 19 de cada mes cita a una multitud. Su origen proviene de la religiosidad y el agradecimiento que la familia siente por San Expedito. Ellos superaron dificultades y problemas de salud gracias a la intervención divina del santo.

“Mi devoción a San Expedito surge hace 10 años atrás cuando se me extravió un cheque. Le pedí a cada uno de los santos que apareciera, evidentemente me faltaba pedirle a uno. En uno de esos días en los que ya me sentía intranquila, revisando en mí cartera encuentra mi estampita de San Expedito. En ese momento llorando por la situación rezo su oración y le pido con mucha fe que lo hallase y que yo viajaría a su fiesta el 19 de abril a cumplir mi promesa. En los días subsiguientes, mi hija menor, siendo muy pequeña, jugando con sus vecinitos, lo encuentra en la acequia a la vuelta de casa. Realmente me había concedido el milagro”, cuenta  Estela Pérez, la madre de la familia, en una entrevista para DIARIO MÓVIL.

Otro milagro obrado por el santo en la familia aconteció con un problema de salud de Juan Fuentes, padre de la familia. Hace unos años se enfermó y le descubrieron un tumor en el riñón. Tuvo que ser intervenido quirúrgicamente, siendo el diagnóstico cáncer. En ese momento fue derivado a Oncología y la familia se encomendó a San Expedito que intercediera ante Dios por su salud. “Un día antes de viajar al tratamiento recibe un llamado del doctor en donde le comunicaba que no era necesario el tratamiento de quimioterapia porque su operación había sido un éxito”, recuerda Estela.

La última situación difícil que vivieron como familia y en la que aseguran que hubo una intervención divina fue cuando Juan, viajando por una huella en un lugar inhóspito, sufre un accidente. “Al querer cambiar un neumático, se corre la camioneta y presiona muy fuerte su cabeza, perdiendo el conocimiento por varios minutos. Gracias a Dios y a San Expedito todo salió bien”, expresa Estela.

A raíz de la devoción y de los milagros que la familia recibe por la intervención de San Expedito es que Juan decide donar en su finca un terreno para construir una gruta en honor a santo guerrero, “al santo que lo protege siempre”, asegura su esposa.

«¡Gracias San Expedito por los favores recibidos!»

En un principio, la familia  Fuentes-Pérez quería construir una capilla en honor a San Expedito. Sin embargo, como en las inmediaciones ya se erguía una en honor a Santa Rita, la comunidad católica solo le permitieron la realización de la gruta

Poco a poco ellos comenzaron a erigir la gruta, tomando forma desde la nada.  En el 2017 comienzan con las obras, concluyéndose un año después con la entronización de la imagen bendecida por el arzobispo que fue traída desde Bermejo. “Desde ese momento comencé a invitar a la familia, amigos, a vecinos del lugar, a visitar y a rezar”, cuenta Estela.

De esa manera y en gran medida se convirtió en el lugar para contener la fe. Los 19 de cada mes concurre gran parte de la comunidad a rezar el Santo Rosario. El mes pasado se realizó la procesión de la imagen desde la ruta hasta la gruta con la participación de decenas de devotos y acompañados por los gauchos del lugar.

Vecinos de La Falda, de Martín Fierro, Pampa Vieja y también de Jáchal centro colaboraron  para embellecer el lugar de apoco. “Allí van a encontrar mesas y sillas para poder disfrutar del sitio, poderse encontrar con el santo y poder agradecer o pedir. También hemos colocado agua potable y energía eléctrica”, expresa Estela.

Movidos por el misticismo y la gratitud, vecinos del departamento realizan diferentes actividades para recaudar fondos para continuar con el equipamiento del predio. Además, están juntando fondos para hacer el piso próximamente y en un futuro hacer construir una gruta más grande.

Fotos: Gentileza de Melisa Fuentes.

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir