Un hombre se coció la boca con alambre y se encadenó en el IPV para que le den una casa

El joven albañil está en la entrada del Instituto Provincial de la Vivienda para que le den una respuesta al pedido de una vivienda. Además sostuvo que si es necesario se quitará la vida en el lugar.

Un joven desde las 6 de la mañana tomó la decisión de cocerse la boca con alambres y encadenarse en las puertas del IPV. La razón de esta tremenda medida fue porque esta tarde será desalojado de un terreno.

El hombre dijo que hace más de un mes que está pidiendo una audiencia con el titular del IPV Sergio Zorpudes para que le den una solución. «Siempre vengo y me dicen que está de viaje, hace un mes y medio que estoy esperando una audiencia», aseveró.

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir