Le cantó «FALTA ENVIDO» jugando al truco y lo asesinó de una puñalada

El juego terminó de manera inesperada cuando un hombre de 37 años apuñaló a su rival, de 51.

Una partida de truco en La Dulce, una pequeña localidad de 2.220 habitantes a 60 kilómetros de Necochea terminó con un crimen.

El hecho ocurrió en el bar “El Abuelo”, donde había cuatro hombres jugando al truco. Cada cual con su ficha, válida por un vaso de vino, de $25. Uno de ellos era Luciano Daniel “Turco” Elía (37), changarín, y uno de sus rivales, Cervando Salvador “Chango” Romero (51), peón rural y padre de dos hijos.

Los hombres se encontraban jugando cuando una “falta envido” le puso rápido fin al desafío. Fue entonces cuando se originó una discusión por si se terminaba el partido o si al haberla cantado en la primera mano sólo valía siete puntos.

“No nos vamos a andar peleando por $25”, se anticipó Romero tras un cruce de palabras. Sin embargo, Elía sacó de entre sus ropas un cuchillo -de 20 centímetros de hoja- y apuñaló en la ingle al ganador de la contienda. Le cortó la arteria femoral y el peón moriría desangrado.

Tras el brutal crimen, Elía se escapó del lugar y en menos de una hora se entregó en el destacamento policial de La Dulce. “El problema que hubo en el bar, fui el responsable”, confesó Elía.

Sin embargo este no era el primer crimen del hombre de 37 años. De hecho, en junio de 2004 fue condenado por matar a su hermano Pablo David en el barrio 53 Viviendas y como si eso fuera poco, dos años más tarde fue condenado a cuatro años de cárcel por “homicidio en tentativa en concurso ideal con homicidio culposo, privación ilegal de la libertad y robo simple”. En ese entonces estuvo alojado en el penal de Batán, en las afueras de Mar del Plata.

Además, el 25 de agosto de 2009 le dieron seis años, por “abuso sexual con acceso carnal”. Como la pena la estaba cumpliendo en ese mismo momento, se la unificaron en siete años. Recuperó la libertad el 10 de diciembre de 2010, diez meses antes del vencimiento de la condena.

“El Turco” también afrontaba dos causas en los juzgados correccionales. En diciembre de 2016 lo sentenciaron a un año y cuatro meses de prisión por “lesiones leves, desobediencia judicial, amenazas agravadas y tenencia ilegal de arma de fuego de uso civil”. Y otra, en curso, por “lesiones leves” contra una mujer en otro pueblo de la zona, Ramón Santamarina, por la que irá a juicio dentro de cuatro meses.

Fuente: Radio Mitre

¿Qué opinas de esta nota?

Compartir