Las dietas de los Diputados Nacionales AUMENTARON un 32%

Este año los diputados nacionales recibieron un aumento del 32 por ciento en sus dietas respecto del año pasado. Se trata de una suba atada a la negociación paritaria de los empleados legislativos, la cual cerró con un incremento acumulado del 45,2% hasta marzo próximo; sin embargo, el presidente del cuerpo, Emilio Monzó, decidió recortar para los legisladores la última cuota de aumento correspondiente al mes próximo.


Con el aumento dispuesto, el salario bruto de un diputado nacional trepó a $ 218.935 mensuales, el cual está compuesto por la dieta, de $198.935, y los gastos de representación, de $20.000. Sobre este monto se descuentan los correspondientes aportes: el descuento más voluminoso se lo lleva el impuesto a las ganancias, que promedia los $48.770. En síntesis, efectuados los descuentos el sueldo de bolsillo de un diputado nacional es de $149.162 mensuales, más un monto extra por desarraigo y gastos de movilidad que varía según las necesidades y la provincia de origen del legislador.

En la Cámara alta, los senadores también recibirán las subas dispuestas en las paritarias, indicaron las autoridades del cuerpo. Sin embargo, a diferencia de la Cámara de Diputados, allí no se definió si se aplicará el recorte de la última cuota de aumento correspondiente a noviembre, por lo que el aumento neto podría trepar al 45% anual. «Es un tema que resolverán los presidentes de bloque», indicaron las fuentes consultadas en la Cámara alta.

En la Cámara de Diputados relativizaron el impacto de las subas salariales. En primer lugar, argumentan, estos aumentos van en línea con la suba del salario mínimo vital y móvil y, además, se ubican por detrás de la inflación que, según las estimaciones privadas, este año trepará al 54,9%. «En estos cuatro años la inflación trepó al 375%, mientras que, por negociación paritaria los aumentos a los empleados legislativos sumaron un 270% en total», indicaron las fuentes consultadas por LA NACION.

Asimismo, explicaron que los diputados y los senadores nacionales no cobran ingresos extra por aguinaldo, título ni por antigüedad, a diferencia de lo que sucede en los otros dos poderes del Estado. «El salario mensual de un legislador nacional es apenas superior al sueldo que percibe un funcionario con categoría de director con una antigüedad de diez años», indicaron las fuentes.

De hecho, según un informe elaborado por la fundación Directorio Legislativo, el sueldo promedio de un legislador nacional argentino se ubica por debajo de las dietas que perciben sus pares de otros países de la región. En efecto, según ese informe un diputado ecuatoriano cobra, por mes, poco más de 5000 dólares; en Bolivia, un parlamentario percibe unos 3000 dólares. En la Argentina, el sueldo neto de un diputado nacional llega a los 2800 dólares.

De todas maneras, más allá de las comparaciones y de las explicaciones oficiales, la polémica que se suscita es que estos aumentos se disponen en un año de muy baja productividad legislativa. Por caso, en la Cámara de Diputados sólo hubo cuatro sesiones desde abril a la fecha; en el Senado, apenas hubo seis en el mismo período. Los legisladores, absorbidos por la campaña electoral, prácticamente no mantuvieron reuniones de comisión, primera instancia para la elaboración de las leyes.

Fuente: La Nación

¿Qué opinas de esta nota?