Tras la renuncia de Evo Morales, desde el kirchnerismo afirman que se produjo un «golpe de Estado»

En la mañana de este domingo un informe de la OEA denunció serias «irregularidades» en las elecciones presidenciales en las que Evo Morales se había autoproclamado ganador en primera vuelta. En ese marco y ante las protestas callejeras, el Presidente de Bolivia decidió dar un paso al costado. El análisis del Frente de Todos.


 

El jefe de los equipos técnicos del Frente de Todos, Nicolás Trotta, denunció este domingo que «se consumó un golpe de Estado en Bolivia» a partir de la renuncia del presidente Evo Morales y alertó que «el horror rebrota en nuestro continente».

Trotta, que está al mando de los equipos de gobierno del mandatario electo Alberto Fernández, expresó desde Twitter: «Lo pueden llamar de distintas formas, esconder los hechos de diferentes maneras, pero hoy se consumó el golpe de Estado en Bolivia. El horror rebrota en nuestro continente».

Evo Morales y su vicepresidente Álvaro García Linera renunciaron este domingo a sus cargos ante la crisis originada por protestas de la oposición por el resultado y la realización de las elecciones generales del 20 de octubre último.

Solidaridad desde el kirchnerismo

El kirchnerismo y las fuerzas aliadas del Frente de Todos se solidarizaron esta tarde con Evo Morales tras conocerse su renuncia como presidente de Bolivia y denunciaron un «golpe de Estado clásico» en ese país perpetrado por las Fuerzas Armadas.

«Golpe de estado clásico en Bolivia. Las Fuerzas Armadas ordenan a Evo a renunciar. Lo que no consiguen vía electoral, lo tratan de obtener por otros medios. El silencio de los gobiernos de derecha de la región muestra que, para ellos, la democracia ya no es límite a respetar», lanzó el jefe del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria-PJ, Agustín Rossi.

Por su parte, el diputado nacional electo del Frente de Todos Itai Hagman señaló que pese a que Morales había propuesto llamar a elecciones para encontrar una «salida democrática y de pacificación» al atolladero político, social e institucional en que se encontraban Bolivia, «la derecha» no se conformó y fue por su «derrocamiento».

«La comunidad internacional debe repudiar esto como lo que es: un golpe de Estado», lamentó el dirigente de Patria Grande, que dijo que siente «pena que «los sectores dominantes lleven una vez más a la violencia para dirimir los conflictos».

En tanto, la diputada nacional de Somos, Victoria Donda afirmó que «Evo no está solo» y que «es obligación de todas las fuerzas democráticas y populares defender la democracia en nuestro continente».

La diputada nacional del Frente para la Victoria Gabriela Cerruti puso el foco en el rol de la Iglesia al indicar que «los golpes de estado en este continente fueron siempre con la Biblia en la mano».

«Fuerza al pueblo boliviano frente a la derecha fascista y violenta. Los gobiernos de la región y los organismos internacionales deben rechazarlo y garantizar una salida democrática. No permitamos que regresen las épocas más nefastas de nuestra historia», reclamó.

La también diputada nacional de Nuevo Encuentro Mónica Macha repudió el accionar militar que forzó la renuncia del mandatario saliente y al respecto aseguró que «la derecha no quiere elecciones democráticas en Bolivia, sólo quiere terminar con el gobierno popular de Evo Morales a cualquier costo».

El diputado nacional del Frente para la Victoria Leopoldo Moreau acusó a «las Fuerzas Armadas y a la derecha de consumar «el golpe de Estado que venían preparando contra los intereses del pueblo boliviano».

«Repudiamos el Golpe de estado que se lleva adelante en Bolivia y exigimos a distintos organismos internacionales que repudien este atropello a la democracia en la región», exigió, por su parte, el también diputado kirchnerista Horacio Pietragalla.

La legisladora porteña electa Ofelia Fernández denunció que «hoy en Bolivia hay un golpe de estado porque Evo es pueblo y garantía de una región soberana».

El titular de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, expresó su «total repudio al golpe de Estado contra el presidente legítimo de Bolivia» y llamó a «defender la democracia en cada rincón de nuestra América».

En la misma sintonía, el diputado nacional kirchnerista y secretario general de La Cámpora, Andrés «Cuervo» Larroque manifestó su «más absoluto repudio al golpe en Bolivia» y le transmitió a Morales y al «pueblo boliviano el «apoyo y la solidaridad».

«Es el deber de todos defender la democracia y la justicia social en la región. La lucha continúa», concluyó.

¿Qué opinas de esta nota?