Abril tiene síndrome de Down, ama cantar en inglés y sueña con ser modelo

Tiene 15 años. Participó de una sesión de fotos para un calendario y con la ayuda de su fotógrafa inició una campaña en las redes sociales para convertirse en modelo profesional.


Abril Teani (15) nos espera en un café de un centro comercial en Mendoza. La adolescente está feliz de contar su sueño y ver que de a poco, con la ayuda de una fotógrafa publicitaria y la difusión de su historia en las redes sociales, puede cumplirlo. Abril, que nació con síndrome de Down, ama bailar, cantar y ver series de Disney en inglés. Y ahora asegura que quiere ser modelo.

Una semana atrás, la fotógrafo Bettina D´Angelo compartió en las redes sociales una sesión de fotos de Abril y de inmediato, comenzaron a contactarla agencias de modelos y medios de comunicación. “Conocí a Abril en la producción del calendario 2018 de la Asociación Down Mendoza (ADOM) y conectamos de inmediato. Me impresionó cómo posaba para la cámara”, explica D´Angelo. El calendario fue una iniciativa de Adom para promover la inclusión social, la diversidad, naturalizar rasgos y demostrar las capacidades de estas personas a través de una divertida sesión de fotos protagonizada por los chicos.

Abril y Bettina disfrutaron de ese primer encuentro juntas. Pero la decisión de la fotógrafa de ayudarla a cumplir su sueño vino más adelante. A los pocos días de la realización del calendario nació una sobrina de Bettina con síndrome de down cuando hasta entonces no había ningún contacto en su vida con ese cuadro de salud. “Creo que el destino nos unió. Soñé que la convertía en modelo”, dice Bettina, mientras Abril asiente con mirada cómplice.

La adolescente nació en California, Estados Unidos y llegó a la Argentina hace tres años, con su papá Eugenio Teani (53 años, mendocino), su mamá Soledad Pagés (46, cordobesa) y su hermano Stephano (13). Además, tiene otros tres hermanos de matrimonios anteriores de sus padres: Nicolás (31), Lucas (28) y Francisco (28).

Abril habla español e inglés. Vive con su familia en el municipio de Godoy Cruz, en el Gran Mendoza. Va al colegio Asociación Esperanza, donde cursa segundo año. Por las tardes, dice que le gusta escuchar música y ver series con su hermano menor. Es fanática de Soy Luna y Tini Stoessel.

Desde los cuatro años, practica clases de danza clásica y contemporánea. Y, como la mayoría de las chicas de su edad, elije su ropa y prefiere vestir jeans, musculosas, buzos y botas cómodas. “Es muy coqueta y tiene buen gusto para combinar su ropa”, explica su mamá, que la acompaña en este nuevo desafío, “siempre que ella esté feliz”.

La posibilidad de que Abril se convierta en modelo profesional es para sus padres un modo de demostrar que “las personas con capacidades especiales pueden estar insertos en todos los ámbitos y que no hay sitios excluyentes”. Mencionan los casos de modelos con síndrome de down en otros países, como la modelo Marián Ávila, una joven española de 21 años con síndrome de Down, que cumplió su sueño de desfilar en la Semana de la Moda de Nueva York. O la australiana Madeleine Stuart

“Quiero hacer desfiles. Me gusta el color azul”, dice Abril cuando habla de sus expectativas como modelo.

La mamá de Abril explica que apoya a su hija porque “hace falta incluir otros modelos en los medios de comunicación, por ejemplo, en las campañas para ropa de chicos”. Sobre la exposición en medios masivos de la imagen de su hija, Soledad dice: “Nunca pensamos en la idea de que fuera modelo, pero si es su deseo, la vamos a acompañar”. Y confiesa su temor: “Tenemos que ser precavidos, estar siempre a su lado porque las personas con síndrome de down son vulnerables, más sensibles y no captan la maldad”. Adelanta que es posible que busquen asesoramiento legal para “no meter la pata”.

La adolescente proyecta una carrera profesional. Dice que le gusta maquillarse, peinarse en la peluquería y que le hagan fotos. Suma un deseo más y cuenta que cuando tenga 18 años quiere presentarse en la Fiesta de la Vendimia y ser “reina del municipio de Godoy Cruz”.

«Me gustaría verla como marca de alguna ropa, no como un gesto aislado de inclusión sino por convencimiento de que la moda no debe regirse por estereotipos», dice la fotógrafa D`Angelo, la primera en advertir que Abril tiene una belleza ùnica.

Fuente: Clarín

¿Qué opinas de esta nota?