Sí se puede: Olga, la BISABUELA que con 93 años se RECIBIÓ de la primaria

Su familia está orgullosa del logro. 


Diploma: El 11 de noviembre de 2019 recibió el título primario de la Escuela N° 2 Wikam de Río Grande.

Alumna: Gabriela Zerpa

Edad: 93 años (aunque su documento de identidad diga 91)

Promedio: Muy Bueno

Gabriela no es una alumna como otras. Con más de 90 años cumplió su deuda personal. No lo hizo en cualquier institución, sino en la Escuela para adolescentes y Adultos, Wikam en Tierra del Fuego, que en vocablo Selknam se traduce como: Voluntad.

“Voluntad es lo que le sobra a mí alumna”, dice a Infobae Fabián Castro, uno de los maestros que la acompañó en el proceso de formación. “Un ejemplo para muchos”, agrega Gabriela Aredez, otra de las docentes que también siguió de cerca el aprendizaje de esta bisabuela que tiene 20 nietos y 24 bisnietos.

La egresada junto a su hijo

La egresada junto a su hijo

“Hace 15 años que Gabriela quiere estudiar, aprender y recibirse. Por cuestiones de salud, logística y también climáticas propias de la zona no lo podía hacer. Ante sus ganas decidimos crear un sistema semipresencial”, cuenta Marcela, la directora del colegio.

Gabriela nació en Salta, sus padres eran dueños de un pequeño terreno en la zona rural y optaron por no mandarla a la escuela. En cambio, se dedicó a las tareas de campo. “Se encargaba de las gallinas y limpiar la casa”, cuenta a Infobae Zulema Cruz (42), la menor de los hijos que tuvo la recién graduada.

Creció alejada de la ciudad. Conoció a su marido, se casó, tuvo cinco hijos, más tarde llegaron los nietos y bisnietos. Después de dos décadas de relación, la separación la llevó a emigrar a Tierra del Fuego: «Uno de mis hermanos estaba instalado en el sur y la invitó a vivir con ella”, contó la hija de Gabriela.

La familia Zerpa integrada por Gabriela, sus cinco hijos, 20 nietos y 24 bisnietos

La familia Zerpa integrada por Gabriela, sus cinco hijos, 20 nietos y 24 bisnietos

En 2012, Zulema tomó la decisión de estudiar Trabajo Social y le propuso a su madre lo mismo: ”Conocía las ganas que tenía de estudiar, aprender y seguir creciendo. Mi madre se alfabetizó con nosotros cinco. Le gusta mucho leer, sobre toda la Biblia, entonces la incentivé a retomar sus estudios”.

El compromiso fue familiar. Los hijos de Gabriela no sólo la impulsaron sino que también acomodaron su rutinas para que ella pudiera ir a cada clase semanal.

En Wikam, recibió enseñanza completa: desde Matemática, pasando por Ciencias Naturales, música y hasta tecnología. Para que pudiera concurrir, la escuela armó un sistema de clases semi presencial: “Venía todos los miércoles, sus profesores le explicaban las materias y le asignaban trabajos prácticos”, explicó la directora.

Es la más longeva del centro educativo, pero también hay otros alumnos que superan las ocho décadas. “Nos pasó algo particular, porque tuvimos que aumentar la carga de estudio a pedido de Gabriela. Tenía hambre de superación”, agregó la maestra Gabriela Aredez,.

Literatura era la materia en la que más se destacaba. Disfruta mucho de leer, inclusive textos largos y complejos. El día de su graduación le regalé obras completas de Gregorio Laferrere y Florencio Sánchez, dos de sus autores preferidos”, contó un docente.

Gabriela disfruta de la lectura de obras teatrales

Gabriela disfruta de la lectura de obras teatrales

En forma de reconocimiento, el acto de colación fue individual: “Fue nuestro acto de homenaje a esta gran mujer”, explicó la directora. Gabriela estuvo acompañada por sus hijos, nietos e incluso bisnietos. “Estaba muy emocionada. No dimensionó la magnitud de sus conquista”, agregó Zulema.

Además, estuvo presente la secretaria de Obras y Servicios Públicos, Gabriela Castillo. “Por su admirable perseverancia, esfuerzo y dedicación por terminar sus estudios primarios a sus 91 años de edad”, dice el diploma entregado por el Municipio.

Foto familiar. Gabriela, un orgullo para su familia

Foto familiar. Gabriela, un orgullo para su familia

“Tiene un corazón de oro, una fortaleza inigualable. De Gabriela aprendimos mucho más de lo que le trasmitimos. Nos dio la mejor lección de todas”, coincidieron sus maestros con un brillo singular en su voz.

Fuente: Infobae

¿Qué opinas de esta nota?