Después de 833 días de quimioterapia ganó su batalla contra el cáncer

La pequeña se convirtió en un ejemplo e inspiración para los que atraviesan por situaciones similares.


Después de 833 días de quimioterapia, a Lily May Filmer, de Inglaterra, le informaron que ganó su batalla contra el cáncer, después de luchar contra la enfermedad desde su diagnóstico cuando solo tenía cinco años, informó el medio local Worcester News.

La mamá, Kayleigh Chapman, afirmó: “Tengo una mezcla de emociones en todos los sentidos. Estamos contentos de que Lily esté en remisión y fuera de tratamiento. Está volviendo a ser la de siempre”.

“Sigo mirando mi reloj pensando que Lily necesita sus pastillas, pero ya no tengo que hacer eso. Estamos disfrutando el hecho de que no necesitamos darle medicamentos, pero al mismo tiempo esperamos que su cuerpo reaccione de la manera correcta”.

“Hemos tenido que cancelar vacaciones porque Lily no se encontraba muy bien, pero nos hemos dado cuenta de que aún necesitamos pasar tiempo juntos como familia para volver a la normalidad”.

Lily recibió tratamiento para la leucemia linfoide aguda desde mayo de 2017.

Será monitoreada de cerca hasta que cumpla 16 años, y luego pasará al plan a largo plazo para adultos.

Chapman, de Drakes Broughton, Inglaterra, añadió: “No es el final de nuestro viaje. Tenemos que estar atentos a los efectos secundarios a largo plazo de su quimioterapia, tales como recaídas, cánceres secundarios, infertilidad, neuropatía y problemas cardiovasculares como ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares. No se la clasifica como “curada” hasta que pasen cinco años después de terminar el tratamiento sin recaídas”.

Dawn Forbes, enfermera oncóloga especializada en niños y jóvenes, dijo: “A lo largo de su tratamiento, Lily ha permanecido fuerte, valiente, resistente y alegre. Es una inspiración para todos nosotros, y ha sido un absoluto placer cuidar de ella, y ser parte de su viaje durante los últimos dos años y tres meses”.

Lily recibió la mayor parte de su tratamiento en el Worcestershire Royal Hospital y en parte en el Birmingham Children’s Hospital.

Chapman añadió: “Quiero dar las gracias a todo el equipo de enfermeras oncológicas pediátricas, enfermeras comunitarias y médicos por ayudar a nuestra familia en este terrible viaje. El equipo nos cuidado a nosotros y a nuestra hija con mucha amabilidad y empatía”.

¿Qué opinas de esta nota?