Mataron a su hijo, aparentó ser drogadicta para encontrar al asesino y lo mandó al Penal

Nélida Sérpico hizo todo lo posible para hallar al culpable de la muerte de su hijo.


El caso de Nélida Sérpico, la mujer que durante siete años entró camuflada a la villa 1-11-14 del Bajo Flores, en Buenos Aires, para encontrar al asesino de su hijo, ha recorrido el mundo. El 27 de octubre de este año fue vista por última vez cuando iba a votar. Este martes apareció en las inmediaciones del Hospital Ramos Mejía.

Según se informó, la División de Búsqueda de Personas de la Policía halló a Sérpico en los alrededores del Hospital Ramos Mejía, en el barrio porteño de Balvanera.

Tras una larga búsqueda, la mujer había logrado ubicar al asesino de su hijo y mandarlo a la cárcel. En declaraciones a la prensa, momentos antes de su desaparición, dijo que siempre recibió amenazas.

La denuncia por su desaparición se radicó el viernes pasado. La realizó un allegado que se acercó a la Comisaría de la Policía de la Ciudad y contó situaciones de amenazas hacia Nélida. Además, confirmó que la última vez que se supo de ella fue en la Escuela de la Medalla Milagrosa en la calle Curapaligüe al 1100 cuando fue a votar para las elecciones presidenciales.

Según detalló el diario Clarín, la Policía tomó la denuncia, se activaron todos los dispositivos de búsqueda de personas y emitieron una alerta nacional. El caso recibió la calificación de averiguación de ilícito y quedó a cargo del fiscal Marcelo Ruilópez y del Juzgado N°43, que conduce Pablo García de la Torre.

Sobre el caso

Durante siete años, entre 2006 y 2013, Nélida Sérpico visitó los pasillos del barrio Rivadavia I y la villa 1-11-14 del Bajo Flores, en busca del asesino de su hijo Octavio ejecutado de un tiro por la espalda en diciembre de 2005.

Tiñó su pelo castaño a negro azabache, se vistió con un pantalón deportivo, una remera larga, una campera en invierno y zapatillas deportivas siempre. Se rompió los dientes. Quería parecer una adicta al paco. Todo lo hizo para encontrar a Facundo Caimo, el asesino de su hijo Octavio Damián Gómez.

Cuando lo mataron, tenía 16 años y le quedaba un año para egresar del secundario. El 7 de agosto de 2014, el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 condenó a Caimo a 15 años de cárcel, luego de que Nélida lo encontrara y denunciara.

¿Qué opinas de esta nota?