Un BEBÉ de siete meses murió en una guardería: Una maestra y su auxiliar fueron condenadas

«Queríamos que se sepa la verdad y que se llegue a una condena porque él no murió por una enfermedad, ni por muerte súbita. Murió por pura negligencia”, dijo la madre tras conocer el fallo.


La jueza correccional de Charata, Estela Ponce, condenó a la docente Tamara Barros (31) y a la auxiliar Norma Díaz (26) a tres y dos años de prisión en suspenso por la muerte de un bebé de siete meses en una guardería ocurrida el 14 de marzo de 2017.

El fallo del juicio oral también dispone 10 años de inhabilitación profesional para Barros y la clausura de la guardería por ese mismo período debido a la muerte del bebé Martín Petroff en un hecho caratulado como homicidio culposo.

La sentencia se dio a conocer sin la presencia de las imputadas, y luego de cumplido el trámite la madre de Petroff, Lorena Címbaro Canella, dijo a la prensa que sabía que “no habría prisión efectiva” porque las imputadas no tenían antecedentes.

Luego la también abogada querellante en la causa manifestó su conformidad con la resolución judicial y sostuvo que “siempre fuimos con la verdad, y lo hicimos por el honor de nuestro hijo. Queríamos que se sepa la verdad y que se llegue a una condena porque él no murió por una enfermedad, ni por muerte súbita. Murió por pura negligencia”.

“Siempre creí en la justicia, y la doctora Ponce me devolvió ese optimismo. También soy una servidora pública, y la gente pretende que actuemos, nos vamos a equivocar porque somos humanos, pero nunca podemos dejar de actuar”, acotó.

En tanto, el abogado defensor de Barros y Díaz anticipó a Télam que “el fallo será apelado” ante el Superior Tribunal de Justicia, y cree que se trata de una causa que “va a terminar en la Corte Suprema de Justicia de la Nación”.

“No sé si van aceptar el recurso federal o el recurso de queja, pero creo que vamos camino a la Corte Suprema porque hay condiciones fácticas probadas en el expediente que muestran que mis defendidas no fueron responsables del deceso del bebé”, remarcó.

Al respecto, sostuvo que “el niño se bronco aspiró, pero en la autopsia practicada se probó que la inflamación de ganglios eran consecuencia de un problema respiratorio de base que podía causarle la muerte en la guardería o en cualquier otro lugar”.

La fiscal Heidi Yohanna Reinoso pidió 5 años de prisión efectiva para la docente Barros y 3 años para Díaz, mientras que la madre del bebé fallecido y abogada querellante solicitó 5 años de reclusión para las dos imputadas.

En las dos audiencias realizadas en el tribunal a cargo de la jueza Ponce pasaron casi 20 personas pasaron como testigos en este juicio en el que Barros y Díaz también deberán afrontar las costas judiciales y los honorarios de la defensa y de la querella.

Fuente: Diario Uno

¿Qué opinas de esta nota?