Mario Vargas Llosa tildó de «suicidas» a los argentinos que votaron a Alberto Fernández

“Esa vocación suicida de los argentinos es algo verdaderamente extraordinario, pues ya se sabe que todos los problemas actuales del país fueron causados por el peronismo”, dijo el escritor peruano. 


El premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa tildó de “suicidas” a los argentinos que en las últimas elecciones presidenciales votaron Aníbal Fernández y permitieron que el peronismo volviera a gobernar el país.

“Esa vocación suicida de los argentinos es algo verdaderamente extraordinario, pues ya se sabe que todos los problemas actuales del país fueron causados por el peronismo”, señaló el escritor peruano.

A Vargas Llosa le parece “impresionante” que los electores argentinos le permitieran volver al poder a “esas personas que producen una política absolutamente catastrófica” para el país.

En una entrevista concedida al diario brasileño Estado de Sao Paulo aseguró que tras asunción de Fernández “los argentinos van a lamentar enormemente la derrota de Mauricio Macri”.

Más allá de sus lapidarios comentarios, Vargas Llosa también mencionó que hubo otros aspectos del gobierno anterior que tampoco fueron beneficiosos para el pueblo argentino. “No fue un Gobierno perfecto, pero, aun así, no habría sido peor de lo que está por venir», vaticinó.

A principios de diciembre, en una nota que le había concedido a Infobae, también hizo comentarios ácidos sobre Fernández y pronosticó que su gestión sería “un desastre”.

“Ojalá me equivoque, quiero mucho a Argentina y tengo una gran admiración por muchos aspectos de ese país. Pero yo creo que ese regreso del peronismo al poder será una catástrofe para los argentinos. Ojalá me equivoque. Ojalá la realidad no confirme mis previsiones”, había aseverado.

Alberto Fernández y Cristina Kirchner asumieron el poder el 10 de diciembre

Alberto Fernández y Cristina Kirchner asumieron el poder el 10 de diciembre

Y lamentó que el gobierno de Macri haya fracasado y perdido en las elecciones del 27 de octubre: “Tenía un equipo magnífico, que sabía perfectamente lo que había que hacer, pero quizás el gradualismo que intentó no era la mejor manera de enfrentar la crisis enorme en que dejó el peronismo a la Argentina. Quizás las reformas debieron ser mucho más radicales, porque ahora están atribuyéndole a Macri los problemas que crearon los Kirchner”. Pero sobre el final, se mostró esperanzador: “Esperemos que Argentina sobreviva a esta experiencia”.

Fascinado por la turbulenta política latinoamericana; que desató un estallido social en Chile por la distribución del ingreso, la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela, las protestas en Ecuador y la renuncia de Evo Morales y su exilio a Argentina, el escritor acaba de presentar su nueva novela titulada “Tiempos recios”.

Su trama gira en torno al golpe de Estado consentido por Estados Unidos contra el presidente de Guatemala, Jacobo Árbenz, en 1954 y su importancia en el devenir político latinoamericano. Además de revelar los conflictos y conspiraciones que devastaron a ese país, Vargas Llosa se hizo un espacio para abordar la ola de protestas que se produjeron en las principales ciudades de América Latina.

“El estallido social en Chile es caso de éxito», remarcó. “Las bases materiales no justifican este tipo de protestas, pero algo falló. La impaciencia de la clase media que se descubre como limitada e imposibilitada de alcanzar el progreso por causa de un sistema de privilegios es una explicación”, analizó.

“En ese campo, Chile no evolucionó como debería y no creó un sistema de educación y de salud públicos al nivel de la privada. Es una hipótesis para intentar explicar algo muy sorprendente”, completó.

Protesta en Santiago de Chile frente a la Gobernación

Protesta en Santiago de Chile frente a la Gobernación

Por ello consideró que el caso chileno «está más próximo» de las reivindicaciones europeas, parecido con el que hubo en Francia con los «chalecos amarillos».

“Son movimientos claramente populares, sobretodo de clases medias que ven un límite en sus aspiraciones. Los revoltosos acusan al sistema de haber creado artificialmente ese límite, que impide su ascensión por causa de privilegios a sectores que se valen de relaciones para alcanzar puestos más altos en el sistema”, expresó.

No obstante, el intelectual nacido en Arequipa destacó que “es mucho mejor tener democracias imperfectas, hasta corruptas, que dictaduras”. A su juicio, los sistemas democráticos, pese a ser “imperfectos”, pueden ser corregidos “por medio de denuncias de robos y de las políticas mafiosas de los gobiernos”.

«Al menos, no tenemos en la América Latina actual dictaduras militares. Tenemos dictaduras ideológicas presentes en Cuba, Venezuela y Nicaragua», aclaró. Y continuó con su análisis: «Tenemos policías imperfectas, pero en el caso de Perú, vemos políticos y empresarios que fueron presos por mala conducta. Eso es un hecho nuevo en nuestra historia republicana. Al menos significa un progreso en relación a las dictaduras de años pasados, que nunca reconocían los robos, la putrefacción en que vivían, privilegiando a los tiranos que volvían ricos a sus casas», manifestó.

En este sentido, recomendó que la sociedad nunca olvide que “la corrupción es una plaga terrible para la democracia” que hay que “combatirla con mucha resolución y energía”.

¿Qué opinas de esta nota?