Piden oraciones por Suna, la nena sanjuanina que será operada a CORAZÓN ABIERTO

En diálogo con DIARIO MÓVIL, esta famila sanjuanina dio detalles del milagro que recibieron por parte de la Medalla Milagrosa. Además contaron que le rezaron al Cura Brochero y que dejaron la vida de Suna, en manos de Dios, cuando ella comenzó con sus problemas cardíacos.


Suna es la segunda de tres hermanitas, oriunda de 9 de Julio, desde hace meses lucha contra una cardiopatía congénita y gracias a la solidaridad de los sanjuaninos y a la atención de grandes profesionales, sigue adelante. Sus padres son personas de mucha fe y aseguran que la vida de la nena fue protegida por la Virgen.

Gisella, la madre de la pequeña dialogó en exclsuiva con Diario Móvil y sostuvo: «Ella tiene una cardiopatía congénita y debe ser operada del corazón, de manera urgente, por segunda vez. La obra social no cubre el 100% de la intervención y necesitábamos casi $100.000 para pagar los honorarios del doctor, ese es el 20% del total. Luego gracias al Ministerio de Desarrollo Humano pudimos solucionar todo y ahora esperamos la operación».

«EL 8 DE ENERO LA OPERAN A NUESTRA NIÑA, SERÁ UNA INTERVENCIÓN A CORAZÓN ABIERTO Y POR SUERTE YA TENEMOS TODO CUBIERTO. GRACIAS A DIOS PODEMOS VIAJAR TRANQUILOS».

La nena ingresará a quirófano el 8 de enero, en el Hospital Italiano de Buenos Aires y hoy su caso une a todos los sanjuaninos en oración. El papá de Suna detalló que los vecinos y amigos han realizado varios beneficios para que ella y su familia tengan recursos para poder llegar a Buenos Aires y afrontar toda la estadía allí.

«EL VENTRÍCULO DERECHO DE SU CORAZÓN ES MÁS PEQUEÑO QUE EL VENTRÍCULO IZQUIERDO, AHÍ ES DONDE LOS MÉDICOS DEBEN TRABAJAR. LA OPERACIÓN ES DE ALTO RIESGO, PERO TODO LO QUE ELLA NECESITA LO TIENEN ALLÍ PARA QUE ELLA PUEDA VIVIR», EXPLICARON LOS PAPÁS DE LA NENA SANJUANINA.

Giselle contó que son muy devotos de la Medalla Milagrosa y del Cura Brochero, a ellos le rezan a diario para que la menor salga adelante y ella junto a su marido, sostuvo: «Somos muy devotos, la fe mueve montañas y sabemos que todo estará bien. Cuando tenía 9 meses no la quisieron operar porque podía no salir de la operación, por eso decidimos esperar y confiar en los médicos. Luego en Buenos Aires empezamos todos los estudios de nuevo y allí la pusimos en manos de Dios para que se salvara, así fue como llegó la primer intervención».

Los padres de la pequeña piden que sigan las oraciones y agradecen cada detalles que los sanjuaninos tuvieron con su hijita.

¿Qué opinas de esta nota?