Salía de su segundo día de trabajo, le robaron el celular y lo mataron

Fue a su trabajo, cenó en lo de su novia, al regresar a su casa lo asesinaron de dos disparos. El joven tenía 18 años.


Ángel Albarracín estaba feliz. Tenía un empleo. Hacía dos días que el joven de 18 años trabajaba como repositor en un supermercado chino en el barrio de Once. Tras su segunda jornada laboral, el martes 7 de enero Ángel salió del supermercado con la mochila al hombro hasta la casa de su novia, en el barrio porteño de Pompeya. Estuvo con ella hasta después de la cena, cuando decidió volver a la casa de su mamá, donde él vivía. Pero nunca llegó.

Cerca de las 23, personal de la Policía de la Ciudad, alertado por la denuncia de vecinos que habían escuchado disparos de arma de fuego, encontró su cuerpo tendido sobre una de las veredas de la calle Pepirí al 1200, con la mochila puesta y dos disparos incrustados en su cabeza. Todavía vivo aunque ya no respondía a estímulos, vestido con una bermuda de jean, remera gris y zapatillas negras, Albarracín fue trasladado al hospital Penna, donde murió poco tiempo después, tras agonizar en estado de coma.

Dentro de la mochila, la víctima tenía su documento y todas sus pertenencias, los investigadores sospechan, como primera hipótesis, que se trató de un homicidio durante un intento de robo.

“De la casa de su novia, cerca de la villa 1-1-15 mi hermano se tomó el colectivo 150 y después agarró una bicicleta del gobierno porteño para llegar a Amancio Alcorta. Y de ahí como son cuatro cuadras hasta la casa las caminó, pero en el medio lo agarraron”, contó a Infobae Tatiana Albarracín, hermana mayor de la víctima, quien vivía con su mamá y el novio de ella..

“Era su segundo día de trabajo. Creemos que le quisieron robar”, agregó Albarracín, quien dijo que en la zona donde mataron a su hermano se recrudecieron los hechos de violencia.

“Ayer mataron a otro chico por un robo. Acá hasta que cambió el gobierno había tres garitas de Prefectura. Dos de ellas se fueron. Y esto quedó como tierra de nadie. A la noche no hay nadie, no patrullan. No sé qué pasó”, comentó la hermana de la víctima.

La cuadra donde le pegaron dos tiros en la cabeza a Albarracín (Google Street View)

La cuadra donde le pegaron dos tiros en la cabeza a Albarracín (Google Street View)

Según contó su familia a los investigadores, Angel era una “persona muy sana, que no bebía alcohol ni consumía drogas” y que estaba yendo a la casa de su novia Jésica después de su segundo día de trabajo. También relataron que la víctima terminaba el secundario y cursaba un profesorado de inglés.

“Estudiaba, trabajaba y salía con su novia. No tenía una vida social de muchos amigos, ni le gustaba ir a bailar, era de perfil muy bajo”, comentó su hermana Tatiana en su declaración testimonial.

La Justicia investiga un caso difícil. La Policía porteña confirmó que en esa cuadra no hay cámaras de seguridad a través de las cuales se pueda observar el momento del crimen y quién (o quiénes) lo cometió. Tampoco hay testigos del hecho. Por ahora, la única esperanza para Néstor García Paradiso, titular de la Fiscalía Criminal y Correccional N°34 de Capital Federal «está puesta en una cámara privada en la calle Baliña al 3900”, comentó una fuente del caso.

¿Qué opinas de esta nota?