La obra social abandonó y deja morir a un nene con HEMOFILIA

Felipe tiene 4 años y para tratar su cuadro, debe recibir cuatro dosis por semana de medicación; cada una vale 120.000 pesos. La obra social, OSDOP; cortó el tratamiento en diciembre. Piden difundir.


Un paranaense realizó un reclamo a la obra social para que le devuelva de manera urgente la cobertura médica a su hijo, que tiene 4 años y está internado en grave estado en Rosario, Santa Fe.

El niño padece Hemofilia Tipo A severa y utiliza cuatro inyecciones semanales de Factor VIII, una medicación que tiene un valor de mercado de aproximadamente 120.000 pesos cada dosis, contó Gonzalo, padre de Felipe.

«La hemofilia es un trastorno hemorrágico donde la coagulación de la sangre está alterada. Los pacientes que sufren esta enfermedad sangran durante un periodo más largo de tiempo. En el momento en el que alguna parte del cuerpo sangra, se producen determinadas reacciones que ayudan a la formación de coágulos y que, de esta manera, pueda cesar el sangrado», comentaron a Elonce.

«En este proceso participan proteínas que se denominan factores de coagulación, factores que Felipe con la gravedad de su enfermedad no tiene», indicaron.

Y continúa: «El síntoma principal de la hemofilia es el sangrado incesante durante un plazo amplio de tiempo; en los casos más graves, como es el de Felipe, se puede presentar sangrado sin ninguna causa aparente y, también, hemorragias internas, especialmente en las rodillas, los tobillos y los codos. En algunas ocasiones, este sangrado puede lesionar órganos o tejidos internos. Para evitar todos estos episodio, Felipe tiene su tratamiento médico día por medio dónde le recibe su medicación por vía endovenosa».

«Pero desde Diciembre, Felipe no tiene su medicación porque desde la obra social Osdop Rosario nadie explica qué pasa con la medicación o dónde está; toda la documentación está presentada en tiempo y forma», denunciaron.

«Al margen de ser una medicación costosa, es una cobertura que la hace el Estado, es decir que Osdop Rosario lo único que tiene que hacer es mover la documentación y no lo está haciendo», reprocharon familiares de Felipe.

«Estamos desesperados», aseguraron. «Porque por la severidad de su enfermedad no puede seguir con su vida normal. Este verano no ha podido ni siquiera ir a una pileta».

¿Qué opinas de esta nota?