Baño del Indio: un lugar escondido en San Juan, que guarda siglos de historia

El Baño del Indio, ubicado en la Quebrada de Pie de Palo, es un único en la provincia. Allí existen gravados en la piedra que son el testimonio de la presencia de antiguas comunidades locales. Sin embargo, pese al valor histórico y cultural, ha sido víctima del vandalismo a lo largo del tiempo.


El Baño del Indio es un lugar único en la provincia por sus riquezas arqueológicas. Junto a los sitios denominados «Lagar Grande» o «Molle» y «Quebrada del Gato», todos en la quebrada occidental del cerro Pie de Palo, conforman por ley un monumento histórico y cultural de los sanjuaninos. Allí el panorama que se observa impacta a los visitantes por el contraste de luces y sombras que proyectan las paredes y la de una formación peculiar, denominada olla, que hace las veces de reservorio en épocas de lluvias.

Los grupos indígenas que vivieron en la zona antes de la llegada de los colonizadores han dejado sus huellas con grabados en algunos sitios de gran valor arqueológico. Los numerosos petroglifos del Baño del Indio, en la quebrada del cerro de Pie de Palo, testimonian la presencia aborigen en suelos sanjuaninos, incluso anteriores a la llegada de la cultura incaica.

Allí se encuentran paneles con petroglifos de antiguos signos ideográficos, «imágenes-situaciones» o «signos-cosas», que datan del periodo que va entre los años 1200 y 1460. Estos están en rocas grises, que son de piedras lajas, y los grabados se disponen desde el nivel del suelo hasta varios metros de altura. Estas son escenas del pastoreo del ganado de vicuña, que es la ganadería de esa época.

Algunos historiadores sostienen que este sitio pudo haber sido un centro sagrado o un templo abierto donde se realizaban rituales de la fertilidad. Otros consideran que también puede ser un sitio en donde se pretendía captar por medio de símbolos y de ritos las energías ocultas o el saber mítico para interpretar y doblegar las oscuras leyes de la naturaleza. Sin embargo, aún se desconocer con certeza la finalizar de los petroglifos.

Un patrimonio que retrata  parte de la historia sanjuanina

Con respecto a la pertenencia de los grabados sobre las rocas, referentes de la comunidad Huarpe de la provincia de San Juan establecen que sus antepasados son los responsables de realizarlas. Esto lo determina a través de estudios que ellos mismos realizaron de los petroglifos. Según sus interpretaciones, sus ancestros plasmaron allí parte de la herencia filosófica y la cosmovisión del pueblo Huarpe.  En este sentido, ésta comunidad tiene la convicción de que el Baño del indio es un sitio sagrado donde probablemente fuera utilizados para oficializar ceremonias.

Por el contrario, hay investigaciones que indican que se trata de grabados realizados por pastores que llevaban el ganado a tomar agua a la olla de Baño del Indio. Este otro perfil para dilucidar la historia prehispánica local se debe a que las formaciones llamadas lagares, que están ubicadas en las hendiduras por donde el agua baja y se acumula en estos reservorios.

Así se fueron convirtiéndose en lugares ideales para beber agua y realizar pastoreos. Es por ello que las imágenes pastoriles que allí se aprecian servirían de referencia  para llegar hasta el recurso vital.

Vandalismos en el Baño del Indio, una constante a lo largo del tiempo

Algunos de los dibujos que los habitantes autóctonos del lugar dejaron sobre las piedras están pintados con aerosol y a otros los rayaron con piedras. Incluso, hay algunos que fueron realizadas a cincel hace varias décadas, siendo la más antigua una correspondiente al año 1901 y otras ya realizadas sobre la década del ’30 y del ’40.

Esto demuestra que el vandalismo que han sufrido estos petroglifos son corresponden únicamente a tiempos cercanos, sino que atravesó distintas épocas. Es por ello que en el 2001, mediante la ley 7185, se declaró Patrimonio Natural y Cultural de la provincia.

En esta legislación se facultó al Gobierno de la provincia a celebrar convenios con la Universidad Nacional de San Juan y los tres municipios que tienen intervención en Pie de Palo- Caucete, San Martín y Angaco-  destinados “al asesoramiento, seguimiento y/o evaluación y control de ejecución de proyectos de investigación científica, de explotación turística y/o económica de la zona, para resguardar su genuinidad e inalterabilidad”, según establece el texto de la ley.

¿Cómo llegar?

Llegar a El Baño del Indio es relativamente sencillo. Se ingresa al lugar por las vías del tren que cruza la ruta 141, antes de llegar a la Difunta Correa, en la Cuesta de las Vacas. Si se realiza caminando, llegar hasta el Lagar Grande o Molle lleva unas tres horas y media aproximadamente entre la ida y la vuelta. Si lo realizan completo, pasando por el «Lagar Grande” o “Molle» y continuando hasta la vertiente, lleva aproximadamente diez horas en total sumando la ida y la vuelta.

¿Qué opinas de esta nota?