Luana padece de leucemia, necesita una droga URGENTE y su OBRA SOCIAL se la NIEGA

Los médicos tienen tiempo de suministrarle esa droga hasta el lunes. Su familia está desesperada. 


Una nena mendocina de 6 años con leucemia lucha junto con su mamá hace dos meses para que su obra social le brinde un medicamento especial para una quimio que debió recibir a principios de febrero, pero aún no tiene respuestas. El próximo lunes es el último día que tienen los médicos para suministrarle a la pequeña esa droga, que es parte del protocolo del tratamiento que recibe, según contó la madre.

Luana, es de General Alvear, y en agosto de 2019 le diagnosticaron Leucemia Linfobástica Aguda (LLA). Desde ese momento su vida y la de su mamá Gisela cambiaron por completo debido a que tuvieron que mudarse a Guaymallén para estar cerca del hospital Notti, donde es tratada.

Cuando el año pasado recibía una de las quimios, Luana tuvo una reacción alérgica a una droga llamada L-Asparginasa. Le comenzaron a picar las manos, los pies y todo su cuerpo, por lo que los médicos le cortaron ese medicamento de inmediato, le aplicaron Benadril y revirtieron el cuadro.

Debido a esto, el 16 de diciembre los médicos le pidieron por escrito a la obra social que necesitaban una droga llamada Oncaspar para que Luana pudiera terminar esa fase del tratamiento.

«El Notti conmigo respondió muy bien, lo que no responde bien es mi obra social Ospelsym, de la cual sigo esperando una medicación que la pedimos el 16 de diciembre, y hoy 27 de febrero (por ayer) todavía no llega. La necesitábamos para el 3 de febrero, yo la pedí en tiempo y forma por pedido del hematólogo del hospital«, contó Gisela a Diario UNO.

«Siempre voy a la obra social y me dicen que llega tal día, voy ese día y no llegó. Nosotras nos internamos todos los lunes, el lunes 3 de febrero, el 10, el 17 y miércoles 26. Entre esas cuatro internaciones ella tendría que haber recibido el Oncaspar, pero no lo pudo recibir porque la mutual me tiene a las vueltas, y ya Luana la tendría que haber recibido», relató angustiada la mamá de la pequeña que lleva adelante esta doble batalla.

Gisela aseguró que una sola vez pudo hablar con la supervisora de la mutual, pero que jamás pudo hacerlo con el médico auditor, de quien no conoce su nombre ni su cara «porque nunca está».

«Tenemos tiempo de recibir la droga hasta este lunes 2 de marzo, porque ella tiene que comenzar con otra fase para la que tampoco llegaron las quimios y las drogas al Notti y son para el martes 3 de marzo«, destacó Gisela. «Tiene que llegar, esa medicación la tiene que recibir sí o sí, es parte del tratamiento y está en el protocolo que ellos lo tienen», dijo.

«Ya me cansé, tuve demasiada paciencia y es un tratamiento crónico, no es que tiene una gripe y puede esperar. Además, no les estoy pidiendo algo que no se los avisé con tiempo, está pedido hace dos meses y 10 días«, manifestó la mujer que lleva un registro extremadamente detallado del tratamiento de su hija, por lo que no se le escapa nada.

Sostuvo que cuando va a Ospelsym, ubicada en calle Montevideo a pocos metros de calle Patricias Mendocinas, de Capital, las empleadas que la reciben en los boxes la atienden muy bien, pero salvo una vez, jamás la recibió la supervisora: «El jueves fui, subí a la fuerza y abrí yo la puerta para poder hablar con alguien».

Esperó durante dos horas con su hija, quien no puede estar en lugares cerrados y con gente, y se tuvo que ir sin ser atendida. Diario UNO también intentó comunicarse varias veces con algún responsable y no tuvo éxito.

La semana pasada, la mujer vivió una situación similar: «Estuve ahí reclamando por el Oncaspar y mi hija estuvo en un box de atención, asilada, esperando 2 horas y media. Ella había recibido quimio el día anterior, y estábamos en la mutual reclamando, no habían pasado ni 24 horas y no está de buen humor, ni de ánimo, ni con ganas. Viene de una quimio».

La vida de Luana

Cumple sus años en junio y ya piensa cómo lo quiere festejar. Pero a pesar de esa ilusión, ella sabe que hay un problema con su tratamiento y está preocupada. «No me quieren dar la quimio», contó a este diario.

Hasta julio de 2019, Luana jugaba al jockey en el club Andes, de General Alvear, y hacía acrotela en el gimnasio Go Fitness, además de ir al colegio. A todos los lugares donde ella va es muy querida ya que es una nena con una sonrisa constante.

Afortunadamente, y pese a que el tratamiento es duro, su enfermedad no le borró esa sonrisa que lleva siempre en su rostro.

«Está preocupada porque sabe que la mutual no le otorga la medicación, y me pregunta siempre: ‘¿Por qué la mutual no me quiere?, ¿por qué no me dan la medicación?, ¿la mutual no me quiere?’», relató Gisela.

La mamá de Luana es muy meticulosa y la pequeña tenía todas las vacunas y controles de todo al día. En un control de niño sano en julio del año pasado, unos estudios salieron mal y la mandaron a que los repitiera en San Rafael. En el Hospital Shcestakow le dijeron que se trataba de leucemia y las trasladaron de inmediato, solo con lo puesto, al Notti, donde le hicieron una punción lumbar para determinar qué clase de leucemia era, y allí quedó internada.

Medicamentos al 40%

Al enterarse de la enfermedad de su hija, habló con su obra social y solicitó el plan oncológico para Luana, para recibir los remedios necesarios.

Todo indicaría que ella debe recibir el tratamiento y los medicamentos que debe tomar extra al 100% de su valor, sin embargo no es así. «Siendo que tengo un plan oncológico, me cubre el 40% y tengo que pagar el 60% restante. El 100% se ve que para ellos no existe. Reclamé y después de estar a los gritos dos veces en Ospelsym recibí una caja de omeprazol al 100%, la demás medicación la compró con el 40% de descuento», aseguró Gisela.

Además, para empezar el tratamiento, los médicos del Notti utilizaron la medicación de quimios con las que cuenta el hospital, para que luego sea reintegrada por la obra social, pero aún le deben 28 frascos de seis medicamentos que ya recibió Luana.

Y la nueva preocupación de Gisela es que los 11 medicamentos que necesita para la quimio que empieza el 3 de marzo aún no llegaron al hospital a pesar de haber sido pedidos el 16 de diciembre, y no quiere que el tratamiento de su hija se atrase aún más.

Fuente: Diario Uno

¿Qué opinas de esta nota?