El DOLOR de una mamá sanjuanina: «A mi hija NADIE ME LA VA A DEVOLVER»

Un siniestro se llevó la vida de dos nenas de 11 años el fin de semana en Pocito, el conductor del vehículo que causó el accidente estaba alcoholizado, este lunes las familias de Julieta y Ailén salieron a las calles a reclamar justicia. 


Foto exclusiva de Emiliano Michelli para DIARIO MÓVIL

El viernes por la noche, dos familias sanjuanina se hundieron en dolor tras el fallecimiento de dos nenas que fueron atropelladas por un conductor que luego se dio a la fuga. En la tarde de este lunes, familiares, amigos y vecinos de Julieta y Ailén se hicieron presentes en calle avenida Ingeniero Zalazar y calle Aberastain, en Pocito, para pedir justicia. Ambas familias afirman que solicitarán perpetua para el conductor.

Pocito aún sigue conmovido por el accidente que se cobró dos vidas. Ambas nenas tenían 11 años y al cruzar calle Mendoza, entre 13 y 14; fueron embestidas. El protagonista del accidente, Sergio Arenas se dio a la fuga, dejando a las víctimas tendidas en el suelo. «Llevó a mi hija 300 metros en el capó. Vaya a saber lo que ha sufrido», lamentó la mamá de Julieta. 

Otro testimonio que conmocionó a los sanjuaninos que se manifestaron fue el de Susana, madre de Ailén. «Quiero que pague el dolor que dejó. A mí hija nadie la va a devolver», dijo entre lágrimas.

Arenas se entregó a la Policía horas más tarde, el dosaje de sangre determinó que tenía 1,19 gramos de alcohol por litro de sangre.

«Queremos justicia y que no salga sin que pague. Queremos perpetua», agregó la mujer que le dio la vida a Julieta.

El conductor que causó el siniestro intentó instalar en la justicia que él no había manejado el auto blanco que impactó con las nenas, que había sido una mujer. Ese relato con el paso de las horas toma más consistencia y la situación del principal sospechoso es cada vez más complicada. Arenas podría afrontar juicio por dos homicidios culposos, pero para que la causa llegue a esa instancia resta tiempo.

 

¿Qué opinas de esta nota?