La historia del joven sanjuanino que le donó un riñón a su mamá y le salvó la vida

El joven no dudó ni un segundo en hacer lo que fuese necesario, para que su mamá pueda tener una mejor calidad de vida. Hizo todos los estudios a escondidas, porque ella no quería que su hijo entre al quirófano.


Foto exclusiva de Diario Móvil.

Ella es Rosa Pinto, él Alejandro Oscar Castro; ambos tienen una vínculo inquebrantable y ninguno de los dos dudaría un segundo en sacrificarse por el otro; así lo han demostrado en incontables oportunidades.

Es que Alejandro, hoy con 26 años, le donó a su mamá un riñón. Ya han pasado casi dos años desde aquella intervención y no pasa un día en que esta mamá no sienta orgullo por la demostración de amor y valentía de su hijo.

«Mi mamá llevaba 6 años dializándose, era muy duro para ella y para mí. Hoy, gracias al trasplante, ella tiene una vida normal y muy buen estado de salud. Eso sí, tiene que tener algunos cuidados. Lo haría mil veces más», cuenta el joven.

Foto exclusiva de Diario Móvil.

«La idea de hacer el trasplante fue mía y todo lo hice a escondidas. Yo trabajo en una finca y, hace mucho, el estudio costaba $10.000. Y aunque mi mamá no quería, luego anduvo todo bien», explica Alejandro.

«MI MAMÁ MERECÍA UNA VIDA MEJOR Y A MÍ ME DA MUCHA ALEGRÍA HABERLA AYUDADO»

Alejandro trabaja duro como peón rural en una finca, mañana y tarde, y sueña con poder terminar la secundaria, para después cumplir su anhelo más grande: ser Policía Federal.

Foto exclusiva de Diario Móvil.

¿Qué opinas de esta nota?