Fernández anunció la extensión de la cuarentena hasta el 24 de mayo

Cuando se cumplen 50 días del aislamiento social, preventivo y obligatorio, el presidente Alberto Fernández anuncia la nueva fase de la cuarentena decretada en medio de la pandemia del coronavirus: la «reapertura progresiva», que implicará una flexibilización en varios puntos del país, a excepción del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde la apertura será menor.

El mandatario realiza el anuncio de la extensión de la cuarentena hasta el 24 de mayo en la quinta de Olivos, acompañado por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que gobiernan en los distritos donde se concentra más del 60% de los casos de coronavirus en todo el país.

«La Argentina sigue el mismo proceso que esperábamos que ocurra. La cantidad de casos se ha logrado ralentizar un poco más. La cantidad de fallecimientos está en lo que esperábamos», dijo el Presidente al comienzo del anuncio, alrededor de las 20.35.

«Tenemos un enorme orgullo por el comportamiento de nuestros ciudadanos. Vemos que gracias a eso estamos logrando los objetivos. La situación de la Argentina está bastante controlada», agregó. «La Argentina ha logrado aplanar los casos de coronavirus».

Por otro lado, se refirió al «problema de la economía» durante la cuarentena. «Nosotros sabemos el padecimiento de los que no la están pasando bien, de los que no pueden trabajar, de los que no pueden hacer, en términos de desarrollo, Pero lo que más nos preocupa es la salud de nuestra gente», dijo el mandatario.

En este sentido, Fernández comparó los casos de Suecia y Noruega. «Suecia tiene casi tres veces más muertos que Noruega, para comparar dos países similares. En Suecia no se hizo cuarentena y en Noruega sí», dijo. «Cuando me dicen que siga el ejemplo sueco, la verdad lo que veo es que Suecia con 10 millones de habitantes hoy cuenta más de 3.000 muertos por el virus. Me proponen que de haber seguido ese ejemplo nosotros hoy tendríamos 13.000 muertos».

Por otro lado, el mandatario también criticó la idea de que no tener cuarentena es mejor para la economía y citó el caso de la suba del desempleo en Estados Unidos. «Digo todo esto para que no mientan más. Generan ansiedad en la gente», dijo Fernández.

«No me van a torcer el brazo. Voy a cuidar a la gente antes que nada. Terminemos con esta discusión, que nos han metido falsamente, que si abrimos la economía vamos a estar mejor. Si abrimos la economía vamos a terminar como terminó Suecia».

Sobre el papel de los gobernadores, Fernández dijo: «Su trabajo ha sido magnífico. Tengo la alegría de decir que estamos logrando los objetivos, pero no hemos ganado la batalla».

Finalmente, sobre la extensión de la cuarentena, dijo: «Toda la Argentina salvo el AMBA pasa a la fase cuatro [nueva fase de reapertura progresiva]. Mientras que el AMBA sigue en la tres. Esto no es ni un avance ni un retroceso, es trabajar con seriedad. La densidad poblacional en el AMBA es muy grande y todo es más complejo. Y si en algún momento los resultados se invierten, volveremos para atrás».

Reapertura progresiva

La «reapertura progresiva» de la cuarentena permitiría la movilización de hasta el 75% de los habitantes en muchas provincias, a la vez que delegará la decisión de habilitar actividades en los gobernadores. Mientras tanto, continuarán firmes en todo el país la prohibición de las clases presenciales, eventos masivos y el control de las fronteras.

En la previa, el Gobierno autorizó hoy a través del Boletín Oficial los padres y/o las personas adultas responsables que estén a cargo de chicos de hasta 12 años a salir con ellos a realizar compras o trámites, «siempre que no puedan dejarlos en el hogar al cuidado de otro adulto».

Esta semana, la Casa Rosada estuvo en contacto con los gobernadores de todo el país y Fernández volvió a recibir al grupo de infectólogos que lo asesora para analizar el comienzo de una nueva etapa, la última antes de la reapertura total. Esta nueva fase responde a la necesidad de reactivar la economía y dar una respuesta ante el agobio social tras siete semanas de confinamiento.

Para la ciudad de Buenos Aires, Larreta anunciaría la reapertura gradual de comercios a partir del lunes (no incluirá a las peluquerías, locales de indumentaria, restaurantes ni centros de cuidado personal en esta etapa) y la autorización de salidas recreativas de niños acompañados por uno de sus padres, en horarios definidos y acotados. El jefe de gobierno porteño brindaría su propia conferencia de prensa más tarde o mañana.

En la provincia, Kicillof habilitaría la construcción privada y la apertura de fábricas industriales en el Gran Buenos Aires.

Las salidas de esparcimiento, incluidas por el Presidente en los últimos anuncios, seguirán como una prerrogativa de cada jurisdicción. En el caso de la provincia, quedará en manos de los intendentes.

Se esperan también anuncios económicos. El Presidente habilitaría la reapertura de unas mil empresas del sector industrial que ya tienen aprobados sus protocolos sanitarios.

¿Qué opinas de esta nota?