La sonrisa del bebé de 5 meses que se contagió y pasó 32 días en coma

Dom pasó 54 días internado en un hospital de Río de Janeiro, y finalmente se fue a casa con sus padres.


Wagner Andrade, de 34 años y Viviane Monteiro, de 32, finalmente se llevaron a casa a su hijo Dom, después de un suplicio de 54 días en el hospital Pró-Cardíaco de Botafogo, en Río de Janeiro. La historia de este bebé de 5 meses que contrajo coronavirus y permaneció 32 días en coma inducido estremeció y emocionó a Brasil.

Dom contó siempre con el apoyo de sus padres, que se turnaron cada 24 horas para vigilarlo, durante los 54 días que duró la internación. «Vivimos un momento mágico cuando le dieron el alta, porque por momentos pensamos que no lo traeríamos a casa. Salir con nuestro hijo en brazos es indescriptible», dijo Viviane Monteiro al salir del hospital.

La salud de Dom llegó a un momento crítico cuando los médicos advirtieron que uno de sus pulmones estaba comprometido por la acción del COVID-19, y recomendaron hacerle cirugía. El bebé de 5 meses tuvo que ser intubado y permaneció 32 días con un coma inducido y ventilación mecánica, en estricta vigilancia. Wagner, padre del niño, contó con la ayuda de un psicólogo del hospital para superar esos momentos.

Pero hace poco menos de un mes y medio, la operación fue descartada y Dom empezó a mejorar notablemente. A partir de allí, la familia esperó con paciencia el día del alta.

La sonrisa del pequeño Dom, ya saludable y recuperado, alivió tanto a sus padres como a los médicos del hospital Pró-Cardíaco, quienes aseguraron que todo el proceso fue una hazaña sin precedentes.

«Nos tomó mucho tiempo ver la recuperación respiratoria, pero se comportó como un adulto», aseguró al portal O Globo la doctora Cristiane Guimarães, coordinadora de la UCI pediátrica del hospital. La médica dijo que el bebé no tendrá secuelas.

¿Qué opinas de esta nota?